Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores paneras para alargar en buenas condiciones la vida del pan

Las mejores paneras para alargar en buenas condiciones la vida del pan
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

El pan es un alimento básico que precisa algunos condicionantes para su correcto mantenimiento durante un periodo limitado. En este contexto, la panera es un tradicional accesorio que puede ser un artículo muy útil al tiempo que decorativo.

De entre las seleccionadas, ocupa el liderato una metálica de Brabantia por su resistencia, óptima ventilación y tapa curvada deslizante. Buena capacidad, aunque no es de los modelos de gama económica.

Si no se tiene una panera, como consejos genéricos, nunca hay que dejar el pan en un recipiente totalmente hermético o en una bolsa de plástico porque se facilitará la generación de moho.

Como remedio casero, el pan se debe envolver en film plástico para alimentos y colocarlo en un recipiente. La bolsa de papel en que lo dispensan puede ser útil a corto plazo.

Qué son las paneras

Una panera es un recipiente específico destinado a almacenar pan y/o productos horneados, caso de pasteles caseros, con el fin de conservar el género fresco, esponjoso y sin que tenga hongos.

Propicia la circulación del aire en el interior a través, normalmente, de la habilitación de orificios o ranuras que impiden que se acumule la humedad.

Paneras: De qué material

Las más clásicas eran de madera, en concreto la de haya se presta muy bien a estos cometidos, pero la evolución de este artículo ha aumentado el número de posibilidades. También se usa mucho el bambú

De este modo, en la actualidad las podemos encontrar también de metal, como el acero inoxidable, de cerámica e incluso de tela.

También hay opciones plásticas que no resultan muy recomendables para garantizar la frescura del pan.

Resistente y de óptima capacidad: Brabantia

Una panera de gran calidad en su material, resistente, sobria y elegante y con bastante capacidad de almacenaje.

No es de las más baratas, pero sí fiable y recomendable por un precio que se puede considerar asequible.

Está en un tamaño-medio alto con cerca de 45 cm de longitud, pero con la ventaja en cuestión de espacio que su sistema de apertura deslizante no ocupa más espacio al abrirse o cerrarse.

Además, la parte plana superior se pueda aprovechar para colocar frascos u objetos similares.

Como hemos señalado, el cierre es de tipo deslizante, el más característico en estos accesorios de cocina, y el sistema de ventilación se limita en este modelo a una base rugosa que la facilita. Sin embargo, hay que indicar que no cuenta con orificios como en otras opciones.

Para hacerse una idea de la capacidad de almacenaje, por medida entra sin problema un par de barras convencionales a las que se puede sumar bollería o paquetes de galletas.

En cuanto a su peso está algo por encima del kilo y medio y, por último, resulta muy sencilla de limpiar.

Estilo vintage: mDesign

Una opción muy diferente que, cerrada, se asemeja a un maletín y que tiene un potente estilo vintage además de un más que atractivo precio.

Más compacta de tamaño (poco más de 36 cm de ancho) y más versátil que el resto ya que su apuesta por el diseño le hace que quede bien en cualquier estancia con objetos muy diversos en su interior.

Esta prioridad va en detrimento de alguna cualidad específica de las paneras como su ventilación, aunque sí que tiene unas pequeñas ranuras en la zona de la bisagra que ayudan a la conservación.

No hay que olvidar que se trata de un artículo barato sobre la media y que será muy del agrado de quienes no tengan necesidad de acumular pan o bollería durante mucho tiempo y, a su vez, primen la decoración.

Clásica de madera: TNNature

Clásica por diseño, material y por tipo de madera dentro de este material. Se trata de una panera fabricada en haya que, como hemos ya reseñado, es, junto al bambú, una de las alternativas más recurrentes en esta gama.

Además de su utilidad, y como es propio de la madera, aporta calidez a la decoración de la cocina por un precio asequible para sus características.

Su tapa enrollable fabricada mediante la unión de listas de madera potencia ese sabor tradicional.

La holgura de la parte superior permite cierta ventilación para que el pan o la bollería aguanten más en buenas condiciones.

Por tamaño, está en la media con 40 cm de ancho, unos 28 cm de alto y 18 cm de profundidad. En suma, una capacidad estándar para una panera de excelente relación calidad-precio.

Llamativa y cara: Wesco Grandy

En este caso empezamos por la desventaja reflejada en su etiqueta. Es decir, precio muy elevado sobre la media.

A cambio, una panera de tapa que llamará la atención en cualquier sitio que se ponga.

Sus vivos colores (se distribuye hasta en ocho distintos) y su forma sobria de caja metálica conforman un notable artículo decorativo.

Por supuesto, no solo ya que está fabricada en metal de calidad (sus casi 3,5 kilos de peso evidencian su solidez) y cuenta con un óptimo sistema de ventilación ubicados en el mango metálico y en la parte posterior de las bisagras.

Como se intuye por el peso se trata de una panera de 42 cm de ancho y 23 de alto que darán para un holgado almacenaje de panes y bollería.

Versión tela: Gaidra

Por último, una alternativa muy distinta de panera-cesta confeccionada con fibras naturales, vistosa y más orientada a lucir en la mesa que a conservar más y mejor el pan, aunque colabore en ello.

En concreto, está confeccionada al 50% por yute y algodón y su medida de ancho se reduce a 28 cm.

En todo caso, suficiente para almacenar panecillos en cenas o comidas especiales ya que resulta bastante decorativa.

Paneras: Qué ventajas tiene

Destacamos las siguientes:

  • Mantiene fresco el pan el mayor tiempo posible
  • Impide que los insectos se posen sobre él
  • También supone un eficaz organizador para la cocina
  • En la actualidad hay mucha variedad de material y diseños
  • Puede ser un elemento decorativo más de la cocina

Tipos de apertura de las paneras

Distinguimos las siguientes opciones:

  1. Enrollable: La más extendida, recomendable y estilosa. La tapa de abre y cierra tipo persiana.
  2. Tapa: También muy común. Pueden ser superpuestas o herméticas.
  3. Bisagra: Las puertas van atornilladas a uno de los lados que va fijado a la panera mientras el otro se levanta.

Paneras: Qué tener en cuenta

Material

Ya le hemos dedicado un apartado específico. La de madera con cierre deslizante, a modo de los escritorios antiguos con cierre, es una excelente opción tanto por el material como por la aportación estética.

Con carácter general, las recomendaciones pasan por optar por un material duradero con esquinas redondeadas para moverse con mayor seguridad por el entorno de la cocina donde se ponga.

Tamaño

Como es lógico, este factor está muy vinculado al tamaño y cantidad que se compre y, por tanto, a la unidad familiar por número de integrantes.

No solo por eso sino por el espacio que se tenga para situar este accesorio. Hay modelos verticales que resultan altamente prácticos para cocinas pequeñas.

Cierre en las paneras

También hemos detallado las opciones.

El más vistoso es el deslizante o de persiana, pero hay otras combinaciones llamativas y prácticas como la de metal con tapa de cerámica.

Ventilación

Que tengan que estar bien selladas debe ser compatible con un buen sistema que permita el flujo del aire y evite así la formación de moho.

Limpieza de las paneras

No se trata de un accesorio especialmente complicado en este aspecto, pero, no obstante, hay materiales que serán más sencillos de limpiar, pero también más tendentes a dejar marcas como el metal niquelado.

Última actualización el 2022-10-01 at 02:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados