Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores sopletes de cocina

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...
Germán Temprano
Artículo actualizado el jueves 20 de mayo de 2021

Para los muchos amantes de la cocina el uso del soplete supone un punto de inflexión que va más allá del manejo de los instrumentos más habituales.

Se trata de una herramienta multiuso que tiene en los postres uno de sus principales aliados para rentabilizar sus prestaciones.

De entre los seleccionados, destacamos en primer lugar un modelo de aleación de aluminio de la marca Ren Fox por su buena intensidad de llama, que se puede ajustar, material duradero y precio económico.

¿Qué es?

Un pequeño utensilio manual y portátil que incorpora un contenedor de gas. Se trata de un utensilio muy eficaz para caramelizar el azúcar en determinados postres.

Además de su función en repostería, puede servir, por ejemplo, para gratinar queso, asar filetes o tostar vegetales como los pimientos.

En general, puede resultar muy útil en cualquier alimento que se necesite tostar o derretir rápidamente. También se llama antorcha para chefs o de cocina.

Qué ventajas tiene

Destacamos algunas:

  • Versatilidad: Ya hemos indicado cuáles pueden ser algunas de sus numerosas funciones tanto en postres como en platos salados.
  • Facilidad: Son muy sencillos de utilizar.
  • Seguridad: Como ya hemos mencionado, con las mínimas cautelas no se trata de un utensilio especialmente peligroso por su baja intensidad.
  • Precio: Son productos muy económicos.

Cómo se usa

Indicamos algunos consejos:

  • Recarga: Como es lógico, sin gas no hay soplete. Por ello, lo primero es comprobar que está cargado. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que cuente con el gas necesario, de lo contrario debes recargar.
  • Boquilla: Asegurarse de que está totalmente cerrada para evitar cualquier tipo de incidente.
  • Intensidad: Ajustar antes de que salga el fuego el grado de intensidad que queremos en función del plato que queramos elaborar.
  • Encendido: Presiona el botón para que salgan las llamas. Normalmente, ha de estar apretado durante el tiempo que se usa.
  • Seguridad: Una vez usado accionar el cierre de seguridad. En todo caso, siendo necesaria esta precaución, su peligro es limitado ya que nada tiene que ver con un soplete de ferretería que tiene mucha más potencia e intensidad.

Cómo se carga

  • Comprobar que el quemador y el control de gas están apagados.
  • Dar la vuelta al soplete para encontrar el puerto de recarga.
  • Agitar el butano para calentarlo un poco.
  • Insertar la boquilla y colocar el cargador en dirección del soplete.
  • Presionar y sostener hasta cargarlo.

Qué tipos hay

  • Por tipo de llama se pueden distinguir de alta y baja intensidad.
  • Por combustible diferenciamos los de butano y propano. Estos últimos tienden a calentarse más y hay que extremar las precauciones.
  • Por uso los hay de carácter doméstico, principalmente los que aquí nos ocupan, y profesional.

Qué tener en cuenta

  • Seguridad: Como aspecto concreto en este apartado, cerciorarse de que el dispositivo incorpora un botón de encendido de seguridad y un protector de mano. Además de estos recursos, al que se puede añadir que tenga en botón de encendido en una zona que no sea fácil accionarlo sin querer, hay que estar pendiente de que los niños no lo tengan al alcance. Una buena regulación de la llama también contribuye a la mejora de la seguridad ya que evitará intensidades indeseadas del fuego.
  • Intensidad: Como es lógico, con un soplete de llama más intensa la reducción de tiempo en la preparación de los platos será notable. En todo caso, siempre muy recomendable la regulación de la intensidad para tener un mayor control tanto en el aspecto culinario como en el de seguridad como ya se apuntaba en el apartado anterior.
  • Recargable: Las hay desechables, pero no resultan recomendables salvo que se tenga la certeza de que se va a elaborar algo totalmente puntual. Como norma general, los sopletes recargables son los de uso común. En este aspecto, comprobar si cuenta con boquilla universal y, muy importante, usar el gas adecuado que es fácil de encontrar ya que suele ser el mismo dispositivo con el que se recargan los mecheros.
  • Facilidad de uso: Es una característica común, pero, por si acaso, no está de más fijarse en la ubicación del botón de encendido y apagado y comprobar que abrirlo y cerrarlo es una tarea sencilla. Mejor con encendido automático que tener que generar la llama de manera externa.
  • Multifuncional: Que sea polivalente y que sirva con la misma eficacia para caramelizar que para gratinar es un factor muy a tener en cuenta.
  • Durabilidad: Un requisito genérico también aplicable a los sopletes y que está directamente vinculado a los tipos de materiales de fabricación. Como recomendación, los de acero inoxidable, más caros, o de aluminio que suelen ser más económicos.

Los mejores sopletes de cocina

Buena potencia a un solo clic: Ren Fox

Un pequeño soplete con óptimas prestaciones y precio económico, aunque en el caso de los domésticos, salvo excepciones, el desembolso no resulta un obstáculo.

Buena potencia a un solo clic para elaborar postres deliciosos. En apenas segundos funde el azúcar y deja en la superficie una capa dorada y crujiente.

Sencillo ajuste de la llama y buen sistema de seguridad gracias a su bloqueador que lo mantiene cerrado cuando no se usa y abierto el fuego mientras se dora el producto.

La recarga es sencilla ya que se lleva a cabo por la parte inferior con cualquier gas de mechero de los que se encuentran en estancos.

Cuando está recargado suena una especie de silbido. Antes de empezar a usarlo es recomendable dejarlo reposar en torno a tres minutos antes de encenderlo.

El uso mayoritario se da en la repostería, pero, sin duda, es un utensilio muy eficaz para tareas menos lucidas como repasar bien la limpieza de aves.

A sus buenas prestaciones suma un bonito diseño sustentado en su original color que le hace más llamativo.

De llama doble: Cadrim

Sin duda la cualidad más destacable de este modelo es su llama doble que le dota de una óptima potencia de quemado por un precio muy asequible. Alcanza una temperatura de hasta 1150º.

Además de salir por duplicado, aunque cuenta con la opción de que sea solo una, la llama cuenta con una buena distancia que permite maniobrar con los productos sin acercarse en exceso.

Muy ligero y pequeño, pero ergonómico y muy manejable. Ideal para uso doméstico en tareas culinarias, pero también para otras labores como encendido de barbacoas, donde también resultan muy prácticos.

Buenos materiales, sencillo de recargar también con las bombonas que se usan para los mecheros y, en suma, una excelente relación calidad-precio. El tiempo continuado de trabajo del soplete ronda el cuarto de hora.

Gran capacidad: MasterClass

Una versión más avanzada con precio sensiblemente por encima de la gama doméstica, aunque asequible si el uso va a ser frecuente y el nivel de conocimientos culinarios demanda prestaciones más elevadas.

Para empezar, la capacidad de su cilindro de gas es mayor y permitirá trabajos más continuados además de su óptima potencia de llama.

Su consistente mango de metal lleva un efecto cromado antideslizante que aumenta su seguridad a la hora de manejarlo.

Su encendido piezoeléctrico simplifica totalmente su uso ya que basta con accionar el gatillo para que la llama esté ya lista para dorar o llevar a cabo la tarea que se le encomiende.

Alta gama: Gefu

También dentro de la gama media-alta, en este caso más alta que media en el ámbito doméstico este modelo de material de calidad y potencia de llama que alcanza una temperatura de 1300º.

A ello suma una duración de uso prolongada para este tipo de dispositivos (en torno a la hora) que permiten despreocuparse de la carga.

Como en el resto de modelos, la carga de estos sopletes es sumamente sencilla con el gas de los mecheros.

Como es obvio, dado el nivel del soplete, cuenta con llama regulable para dosificar su sobresaliente potencia.

Pequeño pero eficaz: Ibili 704450

Volvemos a los modelos más económicos con este pequeño soplete que, sin embargo, ofrece buenas prestaciones.

Fabricado en plástico y aluminio con mango rayado para potenciar la sujeción y evitar que se resbale.

Fácil de manejar, no demasiada capacidad de gas, pero, por su precio, práctico para determinadas ocasiones.

Última actualización el 2021-06-15 at 02:10 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados