fbpx Los mejores discos SSD para pisar el acelerador de tu equipo informático (Actualizado: abril 2020) · CompraMejor.es Saltar al contenido

Suscríbete a nuestro boletín de ofertas para recibir las mejores »

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores discos SSD para pisar el acelerador de tu equipo informático

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando…

El almacenamiento de datos ha supuesto un constante reto para el sector tecnológico por definición, como es la informática.

Desde aquellos disquetes de 3 ½ de baja densidad con capacidades que hoy son irrisorias (720 kb) a los discos SSD que aquí se analizan median pocos años, apenas algo más de veinte, pero todo un abismo tecnológico.

Entre medias, por resumir, hemos pasado por el CD, por el pen drive o por el disco duro con una capacidad de datos impensables hace tan solo unos años. Por no hablar de la reducción de precios. Para hacerse una idea, en el año 1993, un disco duro de 80MB costaba casi 200 euros.

Hoy, por ese precio, se puede adquirir un disco duro de 8TB. Para hacerse una idea, cada TB (tera) equivale a un millón de MB (megabytes).

También, por la tercera parte de ese dinero, se pueden encontrar en el mercado discos SSD que, aunque no tanto como en el caso del HDD, multiplican espectacularmente su capacidad.

De los SSD aquí seleccionados, optamos por el modelo 860 EVO de la marca Samsung por la notable mejora que supone para los ordenadores a un precio que ya resulta bastante asequible en estos tipos de dispositivos. Un auténtico resucitador en el caso de ordenadores con años de vida.

¿Qué es un disco SSD?

Como es habitual, sus siglas corresponden a un acrónimo anglosajón. En este caso, Solid State Drive, es decir, unidad de estado sólido. O, más común, disco duro sólido.

Una de sus principales características, también lo es del disco duro HHD (Hard Disk Drive) tradicional, es que utiliza memoria no volátil. Para entendernos, lo que ‘escribimos’ en estos discos no desaparece cuando se apaga el sistema.

Básicamente el SSD hace lo mismo que un HDD, pero el almacenamiento de datos en chips de memoria flash interconectados permiten conservar los datos incluso cuando no hay energía.

La memoria flash ya es de común uso en dispositivos como teléfonos inteligentes o MP3 en detrimento de la unidad de disco duro. También es de uso mayoritario en los portátiles más modernos y en los terminales de mesa su expansión también es imparable.

Los motivos derivan de que la memoria flash es más ventajosa principalmente en dos aspectos: capacidad de compactarse y, como ya se adelantaba, en el comportamiento energético.

¿Cuál es la diferencia fundamental con el disco duro?

Además de la variante energética, en prestaciones hay una diferencia fundamental para los usuarios habituales de la informática, es decir para muchas personas que la usan a diario.

No es otra que la velocidad. La tecnología SSD acorta de manera notable el tiempo de espera hasta que puedes usar el ordenador y el de apertura de las aplicaciones.

Los consejos habituales para subir la velocidad, tales como la limpieza del ordenador o el aumento de memoria RAM, son válidos, pero el cambio a SSD supone un cambio cualitativo muy relevante en este aspecto.

Otras ventajas

Podemos destacar dos más que se derivan de la ausencia de piezas mecánicas en estos tipos de discos. Cabe recordar que los discos duros funcionan con discos o platos giratorios de metal.

Este hecho diferencial redunda en un doble beneficio para el equipo:

  • Se calienta menos al no existir fricción de piezas
  • Dura más la batería al reducirse la temperatura por la ausencia de fricción. En suma, se alarga la vida del terminal.

Además, cuenta con otra muy obvia: al no tener piezas mecánicas no se pueden caer, soltar o deteriorar.

Algún inconveniente

A igual capacidad de almacenamiento, los SSD son más caros que los discos duros y todavía estos ofrecen una cantidad de memoria mayor aunque los SSD van avanzando mucho en este aspecto.

Otra de las ventajas a considerar es que el HDD es una tecnología más que contrastada ya que lleva nada menos que medio siglo progresando.

Recapitulando, los discos duros de siempre son más baratos y ofrecen más almacenamiento de datos mientras que los discos SSD son más rápidos y ligeros, duran más y consumen menos energía.

¿Qué formatos hay?

  • De 2,5 pulgadas: Es el más extendido. Si se va a montar dentro de un terminal hay que tener en cuenta que se ofertan con dos grosores distintos: 7 y 9,5 mm. Hay adaptadores para ganar una pulgada más de grosor.
  • Tipo M.2: Más moderno, pero no por ello más ventajoso ya que, precisamente, que sea más reciente le hace incompatible con muchos aparatos más antiguos (ya se sabe que en informática, lo antiguo se puede cuantificar hasta en meses).
  • Tarjeta para PCIe: Orientado a ordenadores de mesa. Va insertada en una ranura PCI (Peripheral Component Interconnect) de la placa base que es la usada para conectar tarjetas de extensión adicional a un ordenador. Suelen ser algo más caras y menos usadas.

¿Qué capacidad de almacenamiento tienen?

Con las cautelas propias de un rápido progreso en este aspecto, cada vez tienen más capacidad, se pueden encontrar ya discos SSD de hasta 4 TB a precios, eso sí, muy elevados, muy superiores al HDD que puede ofrecer además 10 TB de capacidad.

Una importante recomendación en este aspecto, en no llegar el SSD más allá del 80-90% de su capacidad ya que, de lo contrario, se vería mermada su principal cualidad como es la velocidad.

¿Dura más o menos que el disco duro?

A través de sus muchos años de evolución, el disco duro ha dado pruebas numerosas y fiables de resistencia y fiabilidad pese a sus componentes mecánicos en forma de discos y engranajes metálicos.

Que su nuevo competidor, el SSD no los tenga le evita este riesgo, pero, sin embargo, son más vulnerables a los fallos eléctricos cuando el ordenador está en marcha. Es cierto que, con los avances, han añadido células adicionales de memoria para no perder capacidad si otras fallan por un corte de suministro.

Para ir al grano, la duración estimada de un SSD se sitúa entre los 5 y los 7 años aunque hay modelos más profesionales, y caros, que prolongan hasta los 10 años la garantía de este componente informático.

En el caso del HDD, la horquilla de años de duración viene a ser la misma, es decir, entre 5 y 7 años. Es común que se le atribuya 20.000 horas de vida útil, aunque estos cálculos hay que tomarlos con ciertas reservas.

La alternativa de los híbridos

Como es obvio, una tercera alternativa a medio camino entre ambos discos que da lugar a los SSHD (Solid State Hard Disk).

En este caso, hay partes mecánicas, la aportación HDD, y almacenamiento de memoria flash, la aportación SSD.

Con carácter general, esta mezcla se reparte en un disco móvil de alta densidad de información, lento en la transferencia de datos, ya una parte de almacenamiento flash que es más rápido pero cuenta con menor capacidad.

También suelen ser el término medio en precios. De hecho, surgieron a raíz de los altos precios de los primeros SSD que luego se han ido ajustando a la baja.

Samsung 860 EVO: Resucitador de ordenadores

Raramente un dispositivo informático cosecha tanto respaldo entre los usuarios. Un eficaz acelerador de lectura y escritura para el ordenador a un precio más que razonable para los óptimos resultados que se perciben nada más instalarlo.

A todas las cualidades propias de estos discos suma otra de gran importancia. La marca coreana dispone de un programa propio (Data Migration) que posibilita desde el propio sistema operativo clonar el disco al nuevo SSD en poco tiempo y sin problemas.

También solventa uno de los pasos que pueden resultar más delicado ya que su montaje en el terminal suele resultar bastante sencillo.

En todo caso, dada la importancia de esta acción, resulta bastante aconsejable documentarse antes de cómo es la instalación según el modelo de computadora.

En el caso de los portátiles, si se trata de un modelo ya con algunos años, la instalación de este disco les rejuvenece de manera espectacular. El salto en velocidad, arranque y navegación por internet mejora radicalmente.

De hecho, llega a rebajar a la mitad el tiempo de espera hasta ponerse a trabajar en el ordenador.

Escasas o nulas críticas a sus cualidades técnicas, pero muy común y acentuada en el caso del envoltorio por la falta de acolchamiento y protección del sobre.

Kingston A400 SSD SA400S37: Velocidad a buen precio

Una alternativa más económica con una óptima relación calidad-precio. Eso sí, hay que tener claro que el disco viene sin más, es decir, todo los necesario para su instalación como puede ser el soporte, muy importante mirar bien cuál es el adecuado, cable o tornillos hay que comprarlos aparte.

Tampoco se antoja un gran inconveniente porque en los esencial, dar más velocidad a los equipos informáticos, cumple de manera satisfactoria por un precio, como hemos dicho, muy económico.

A la rapidez suma, como es norma general en estos SSD, ser sumamente silencioso. La diferencia en el arranque, sobre todo si se instala en modelos antiguos, cambia para bien como de la noche al día.

Otra de sus prestaciones más valoradas se refiere al tiempo que se rebaja en las descargas de la red.

No se puede decir que su capacidad sea un punto débil porque, obviamente, cuando se adquiere se está al tanto de ella.

Sin embargo, si conviene sopesar con carácter previo qué se busca exactamente con este paso a la unidad sólida.

De este modo, si solo se va a usar para el sistema operativo sobra. En cambio, si se tiene pensado además instalar programas o juegos acaso sea más aconsejable optar por otro de mayor espacio.

SanDisk Extreme: El tamaño como distintivo

Rebajas

Además de las bazas tecnológicas propias de este segmento, este modelo añade una exterior muy llamativa como es su pequeño tamaño y también su escaso peso.

Dentro de las prestaciones técnicas también cabe destacar que incluye un software de encriptación que resulta muy útil. Cabe recordar que este tipo de software permite proteger cualquier tipo de información digital de una manera sencilla.

Por sus características resulta especialmente aconsejable para el almacenamiento y edición de fotos o vídeos de alta resolución simplemente con conectarlo exteriormente al terminal (configurado tanto para Windows como para Mac).

Como complementos a tener en cuenta viene acompañado por cables con distintas entradas y un adaptador por si fuera necesario.

Crucial MX300: Casi supersónico

Muy buenos resultados, aunque a un precio sensiblemente superior. También hay que reseñar que la velocidad también supera la media o sea que, si se tiene margen económico y se es impaciente, la diferencia está en el tiempo que se gana en el arranque, en la lectura y en la escritura.

El arranque no es instantáneo, pero casi. Si se aplica el dispositivo a un ordenador ya con mucha vida a sus espaldas el cambio resultar espectacular.

Incluye un práctico adaptador para facilitar el cambio de disco sin importar el modelo de portátil. Así, tiene de serie 7 mm. de grosor, pero puede ganar dos más con esta pieza si el hueco para la instalación es mayor.

Kexin 1TB: Un peso pesado de la categoría

Más caro, pero también mucha más capacidad de almacenamiento.

Un peso pesado de la categoría que, sin embargo, destaca por su ligereza además de por la aceleración común en estas unidades sólidas.

Muy rápido tanto en lectura como en escritura y muy compacto. En números, en el caso de lectura es de 425 MB/s y en el caso de la escritura de 367.

Además, este modelo sí trae de serie cables (en concreto uno normal y otro con entrada USB tipo C).

Última actualización el 2020-04-07 at 01:50 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados