Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cinco flautas para introducirse en el mundo de los instrumentos musicales

Cinco flautas para introducirse en el mundo de los instrumentos musicales
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Del amplísimo catálogo de instrumentos musicales, uno de los más populares, sobre todo entre los más pequeños por su vinculación al ámbito escolar, es la flauta. Dentro de esta gama hay, a su vez, gran variedad.

De entre las aquí destacadas hemos situado en primer lugar una dulce para principiantes de la marca Tuyama por la calidad de su material, la óptima sonoridad y el ajustado precio para las prestaciones que ofrece.

Su peso histórico es tal que hay quienes hasta lo consideran el instrumento más antiguo del mundo con precedentes en las piezas de hueso en las que se habilitaban los agujeros y la boquilla para extraer sonidos.

Sin embargo, ya como instrumento musical de envergadura, el embrión estaría en la llamada flauta Ney (caña en árabe) que se usaba en la música tradicional de países como Turquía o Egipto.

¿Qué es?

La definición académica la describe como un instrumento musical de viento formado por un tubo cilíndrico con agujeros que se toca soplando por uno de los extremos.

Para sacarle distintos sonidos se van tapando los orificios habilitados mediante los dedos de quienes tocan o, en otros modelos más sofisticados, con llaves.

Beneficios en la etapa infantil

Como hemos avanzado, la vinculación de la flauta a la educación de los más pequeños está muy extendida y motivos para ello no faltan:

  • Es un óptimo y sencillo instrumento para adentrar a los pequeños en el mundo de la música
  • Mejora la coordinación entre la vista y las manos
  • Relaja
  • Potencia las habilidades cognitivas del escolar, entre ellas la estimulación de la memoria
  • Desarrolla su capacidad matemática ya que tiene que contar notas y ritmos

Flautas: De qué material

Destacamos tres principales:

  • Plástico: Resistentes y económicas. Las que se usan de manera abrumadora en el ámbito escolar para el aprendizaje de los niños y niñas.
  • Resina: Destacamos de manera específica esta alternativa. Muy adecuadas para iniciarse. Cómodas y resistentes.
  • Madera: Más delicadas, más caras y con mejor resonancia y, por tanto, mayor calidad de sonido.
  • Metal: Es la opción común en las bandas y orquestas y en las flautas traveseras. Sonido enérgico y brillante. Entre los componentes específicos señalamos las aleaciones metálicas como el latón o la plata.

Hay otras alternativas menos extendidas entre las flautas como hueso, marfil, cristal, barro cocido o porcelana.

De calidad para principiantes: Tuyama

Como ya hemos avanzado al comienzo el material de fabricación es una de las principales bazas de esta flauta de calidad para principiantes.

En concreto, se opta por la madera de arce caracterizada por ser semidura y poco pesada. Muy usada en instrumentos musicales y también en muebles.

Es una flauta de digitación alemana. Es decir, los dos agujeros inferiores son simples y no dobles como en la digitación barroca.

La calidad de sonido que proporciona animará a los que se inician en la práctica de este instrumento. Muy duradera y bonita de estética.

A estas cualidades suma unos interesantes accesorios de serie. Así, incluye una tabla de digitación para todo el rango de la flauta y dos partituras.

La digitación es la que permite que el instrumento genere diferentes tonos para crear canciones y armonías.

No acaban aquí los extras ya que trae también cepillo de limpieza, grasa de corcho (diseñada para lubricar las uniones de los instrumentos de viento) y una práctica bolsa para llevarla. Buena relación calidad-precio.

De resina transparente: Yamaha

Originalidad a un económico precio ofrece este modelo que, además, respalda una de las marcas más conocidas también en la gama de instrumentos musicales.

Un llamativo diseño de resina transparente en tono azulado que resulta muy adecuado para uso escolar con un plus estético sobre las opciones más convencionales de tono marfil.

Viene dividida en tres piezas que se acoplan de manera muy sencilla. Otra de las características a destacar es su resistencia y durabilidad.

En síntesis, muy de batalla para el colegio, bonita, con un sonido estimable y un precio más que asequible. Una excelente opción para los más pequeños.

Travesera básica: Vangoa

Hacemos un paréntesis en las flautas dulces para reseñar una opción mucho más sofisticada y cara como es la flauta travesera.

De hecho, aunque su precio pueda parecer elevado, dentro de esta gama resulta ajustado ya que las hay que multiplican hasta por diez este desembolso.

Es más, se trata de una alternativa adecuada para iniciarse en una técnica que reviste mayor complejidad como ya denota su estructura.

Fabricada en cuproníquel (aleación de cobre y níquel), muy ligera y vistosa con el tuno de color violeta. Tiene habilitadas un total de 16 teclas, es decir, otros tantos agujeros con su llave que cierra y abre en función de la pulsación de los dedos.

Clásica escolar: Hohner

Rebajas

Un modelo clásico de flauta escolar de una de las marcas más reconocidas en esta gama de instrumentos musicales.

Ligera y barata. Fabricada en plástico con unas medidas de 35 x 6 x 3 cm. y un peso de apenas cien gramos. Robusta y muy fácil de manejar.

Ofrece un buen sonido para la gama básica a la que está adscrita. Se puede limpiar de manera muy sencilla bajo agua fría.

Pack de cuatro: Tiger Claw

Pasamos a un opción menos común, pero altamente práctica para familias numerosas con niños en edad escolar.

Un pack de cuatro flautas de plástico de diferentes colores orientadas para que los más pequeños la lleven al colegio.

Viene cada una con su correspondiente varilla de limpieza y bolsa para el transporte. Buen precio para la cantidad de unidades y la durabilidad.

Qué tipos de flautas hay

Hay muchas variaciones. Señalaremos las más comunes:

  • Dulce: La alternativa más extendida entre los pequeños y también la más convencional en general.

Está formada por un tubo cilíndrico con ocho orificios, siete de los cuales están situados en la parte delantera y uno en la trasera.

Se pueden clasificar en cuatro tipos: tenor, alto (o contralto), soprano y sopranino.

  • Travesera: Están fabricadas normalmente en metal y su rango de precio es mucho más elevado.

Tiene una embocadura en forma de agujero ovalado en el lateral de un extremo y que se toca colocándola en posición horizontal.

Está compuesta por tres partes: cabeza, cuerpo y pie. Como referencia, el tubo puede medir cerca de 70 cm y tiene 13 orificios cubiertos con sus correspondientes llaves.

Tiene cierto margen de variar su longitud sacando o metiendo la parte superior (cabeza) donde va la embocadura.

Como referencia musical moderna, este instrumento se popularizó mucho a través de Ian Anderson, líder de la banda británica de rock Jethro Tull.

  • Flautín: O piccolo. Además de por su pequeño tamaño sobre las anteriores, destaca también por un sonido mucho más agudo.

Todas las flautas tienen notas predeterminadas. La diferencia radica en el tono que emiten, agudo o grave.

Cuanto más largo sea el tubo, más grave y cuanto más pequeño, más agudo como es el caso del flautín.

Qué tener en cuenta en las flautas

  1. Material: Ya hemos dedicado un apartado específico. Si se va a usar como parte del material escolar, el plástico es la más recomendable. Para mayores retos depende del uso y de las características tonales.
  2. Embocadura: Aspecto vinculado al tipo de flauta. Así, como ya hemos señalado en el capítulo de tipos, hay dos embocaduras: terminal y lateral. La primera es cuando las flautas se usan rectas, la más fácil, y la segunda, como es obvio, cuando se hace de manera lateral.
  3. Afinación: Lo más práctico y rápido es elegir una nota y recurrir a un afinador o a una de las muchas aplicaciones que hay en el mercado.

Modo de limpieza de las flautas

Vienen normalmente provistas de una varilla de limpieza y un trapo que conviene cambiar de manera frecuente por razones higiénicas.

Basta con lavar el instrumento con agua (en el caso más básico de las escolares de plástico o resina) e introducir la varilla envuelta en una gamuza.

En el caso de la travesera, la cosa se complica ya hay que ser más cuidadoso para no desprender los muelles del mecanismo de las llaves. Es conveniente usar trapos específicos limpiametales.

Última actualización el 2024-05-26 at 13:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados