Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Las mejores lámparas para aprovechar las acampadas sin depender de la luz solar

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Contar con una fuente de luz durante una acampada es fundamental no solo para ampliar las actividades de ocio más allá del horario solar sino como dispositivo de seguridad.

Los típicos modelos de hace ya unos cuantos años de bombona azul, los inseparables camping-gas y camping-luz, han dado paso a una amplia gama de modelos y de alternativas energéticas.

De entre los aquí reseñados, elegimos como líder un modelo recargable de Lighting Ever por su buena luminosidad y económico precio y por tener prestaciones complementarias muy valoradas en estos tiempos como poder cargar el móvil a través de una ranura USB.

La evolución de la tecnología permite en la actualidad optar por lámparas de calidad a buen precio. Partiendo de esa premisa, luego dependerá de la frecuencia de uso o los entornos más habituales en los que se utilizará.

En general, de puede decir que son productos que duran, que son eficaces y que se transportan con facilidad.

Ventajas

Enumeremos primero en detalle cuáles son las ventajas de su uso:

  • Incremento de la seguridad tanto si se usa en movimiento o se instala sobre algún objeto.
  • Comprobación y vigilancia en el caso de que surja algún incidente o sonido desconocido en los alrededores.
  • Mecanismo de emergencia para llamar la atención en caso de apuro.
  • También, no menos importante, para disfrutar de cenas al raso, leer o charlar entre amigos mirándose unos a otros.

Cómo usarla

Obviamente, se trata de un producto de muy fácil uso, pero conviene exponer algunas recomendaciones:

  • Probar su intensidad de luz en un sitio abierto ya que si se hace en interior la impresión puede resultar engañosa.
  • Revisar las baterías o el modo de suministro correspondiente para que no quedarte sin luz en el peor momento.
  • Si la lámpara cuenta con distintas intensidades comprobar que cada una de ellas funciona con corrección.

Tipos por fuente de energía

Combustible: Han perdido mucho protagonismo de manera paulatina desde los mencionados tiempos de las bombonas azules de gas.

No obstante, repasamos las variedades:

De propano: Es, probablemente, el gas que permite afinar más la intensidad de la luz en la lámpara. También proporcionan la luz más similar a lo que puede ser la solar.

De butano: Más ligeras que las anteriores, de encendido muy rápido y sencillo, pero con el ‘pero’ de su peor comportamiento cuando se usa en condiciones climatológicas de frío.

De queroseno: Casi ya una reliquia. Al igual que las de propano se controla muy bien la luz. Son fiables y duraderos a cambio, eso sí, de ser muy pesadas al estar fabricadas en metal.

Batería: Muy seguras ya que elimina todo el riesgo que supone que se derrame cualquier tipo de combustible.

Su expansión ha tenido mucho que ver con la evolución de la tecnología LED y su económico precio.

Tanto mercado han ganado como para ser hoy una de las elecciones mayoritarias. La fiabilidad LED tiene mucho que ver en ello.

Solar: Sin rival en la enorme ventaja que suponen en ahorro de baterías y recargas. Las más ecológicas con el inconveniente lógico de llevarse por precaución una alternativa ya que si salen días nublados la eficacia baja de manera muy sensible.

Dinamo: Incorporan una dinamo para recargar las baterías a golpe de manivela. Una alternativa más exótica.

Qué tener en cuenta

Peso: Que sea una lámpara ligera redundará en la comodidad de transporte. Como ya hemos adelantado, ya hay en el mercado muchas opciones de pequeño tamaño y poco peso que dan un excelente rendimiento sin ser una rémora cuando se va en movimiento.

En todo caso, el hándicap del peso es mucho mayor si se opta por la vía ‘mochilera’ ya que si el transporte se hace en coche o en otros medios se reduce la importancia, no así la del tamaño por lo que pueda ocupar en el equipaje.

Intensidad: Aunque, a priori, parezca evidente que cuanto mayor sea la potencia lumínica (medida en lúmenes) mejor, depende del uso prioritario que se haga de la lámpara.

No se necesita una gran luminosidad para no tropezarse con alguna mochila u obstáculo, pero si se quiere leer o jugar a las cartas sí.

En todo caso, el problema no es tal si se elige un modelo de brillo ajustable, pero no siempre es imprescindible hacerlo porque, obviamente, repercutirá en el precio.

Duración: También muy vinculada al modo de acampada. Si se opta por un camping el acceso a fuentes de energía será más sencillo y, por tanto, la duración será un factor más secundario.

Si la elección es perderse en el monte, la duración resulta fundamental y el ahorro de uso también.

Señalar que la horquilla de duración es amplísima en función del modelo que se elija. Hablamos desde 3 a 200 horas.

Material: El material determina la resistencia en un producto con elevado riesgo de caerse o de estar sometido a los vaivenes de la meteorología. Una aleación de aluminio puede resultar un material bastante fiable.

Patas ajustables: Un complemento que tiene su importancia cuando se puede usar de manera frecuente en terrenos de orografía complicada. Con las patas regulables podremos ponerla recta sin importar el sitio.

Lighting Ever Recargable: Buena luz, buen precio y carga el móvil

En este modelo convergen tres aspectos prioritarios a la hora de decantarse por una lámpara u otra: ilumina bien, la duración de su batería recargable es buena (aunque tarda algo en recargarse) y el precio resulta muy razonable.

El diseño es bastante sobrio, pero práctico. Hay que matizar que se trata de una alternativa bastante doméstica en el sentido de que tampoco está pensada para grandes expediciones.

Para acampadas estándar cumple con holgura y su potencia es muy apreciable, aunque tampoco da para estar horas leyendo un libro bajo las estrellas.

Este carácter doméstico le hace a la vez muy versátil y recomendable para la casa. Desde apagones de la luz a reparaciones en zonas oscuras.

Un aspecto muy a valorar, más en estos tiempos tecnológicos, es su opción ‘power bank’ que permite la carga, por ejemplo, de móviles a través de una entrada USB habilitada en la lámpara.

El asa facilita mucho el transporte y la posibilidad de colgarla de cualquier sitio ya sea rama de árbol o dentro de cualquier enganche de la tienda.

Campingaz Gaslampe Camping 206: Clásica evolucionada

El modelo que mantiene el espíritu de las clásicas lámparas de camping, aunque evolucionado.

En este caso, el cartucho de gas desechable se introduce en el recipiente y, una vez dentro, se gradúa la salida del gas.

La gran ventaja de esta opción es la regulación y la gran potencia de la luz. Los inconvenientes, más atenuados con la evolución de materiales y diseño, que son menos seguras que las de batería y que pesan más. En todo caso, nada que ver con lo que pesaban las primeras versiones.

Eso sí, en este modelo se mantiene el encendido manual de antes ya que no tiene interruptor piezoeléctrico para que salte la chispa.

Para climas adversos cuenta con una ventaja añadida ya que, además de luz, desprende algo de calor que se agradece.

Lixada Solar: El sol como motor

Pequeña de tamaño, alimentada por la luz del sol y muy económica. Es un buen complemento para exterior con un diseño más decorativo.

Una de sus cualidades más destacadas es que dura bastante (puede alcanzar hasta las ocho horas) una vez cargada.

Como ya se mencionaba en los tipos de lámparas, el problema de estas opciones es su dependencia de la luz solar para funcionar.

Tiene en la parte inferior una pequeña manivela a modo de dinamo para recargarse. Es decir, es muy versátil en este apartado.

Aunque se puede usar, obviamente, en acampadas por su diseño y características se integra mejor en jardines o patios.

Lighting EVER 3300010: Ideal para ‘mochileros’

Una excelente relación calidad-precio en un modelo de pequeño tamaño, pero de una luminosidad más que potente.

Es uno de los ejemplos más claros de la evolución de este segmento. Por un desembolso más que razonable se puede tener una linterna para acampadas de óptimo rendimiento.

Muy recomendable para turismo ‘mochilero’ por sus dimensiones y ligereza. Tiene además altas prestaciones como tres modos de luz (alto, medio y de emergencia) y batería recargable. Muy buena elección.

Hihill 21 LED: Resistente al agua

Muy resistente al agua y rápida de cargar (en torno a los 20 minutos). Pequeña de tamaño, pero de correcta potencia para uso estándar.

Cuenta con seis puntos de luz que alumbran en rojo para el bajo consumo. La duración de la luz es óptima con unas nueve horas aproximadamente.

Es versátil de suministro ya que carga batería de litio, pero, en el caso de que fuera necesario, puede hacerlo también con pilas.

Última actualización el 2020-11-25 at 18:11 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados