Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores perforadoras de papel para archivar en carpetas nuestros documentos

Las mejores perforadoras de papel para archivar en carpetas nuestros documentos
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

En la era de los archivos digitales que circulan en segundos de ordenador a ordenador, el papel todavía tiene mucho que decir.

Ya sea por razones administrativas o por preferencias personales este clásico formato reúne a su alrededor un buen número de accesorios. De uno de ellos muy común nos vamos a ocupar. Nos referimos a las perforadoras de papel manuales.

De entre las elegidas hemos situado en cabeza una de dos agujeros de la conocida marca Petrus por su utilidad en el ámbito doméstico, consistencia y una capacidad de hojas aceptable para un precio bastante económico.

Perforadoras de papel: Qué son

Su definición es muy sencilla. Es una herramienta que se utiliza para hacer agujeros en las hojas de papel con el fin de insertarlos luego en carpetas o archivadores de anillas y tener documentos o papeles importantes bien guardados.

Ventajas e inconvenientes de las perforadoras de papel

Entre las primeras destacamos:

  • Facilitan el orden entre los papeles de casa y la oficina
  • Su manejo es muy sencillo
  • Amplio catálogo
  • Es una gama, en general, de precio económico

Sobre los inconvenientes:

  • El modelo manual no es versátil en cuanto al diámetro de los agujeros, lo que obligará a tener distintas herramientas si se necesitan otras medidas (tampoco es una situación que se dé normalmente).

Sin embargo, si hay modelos, que no son nada económicos dentro de esta gama, que ofrecen la posibilidad de hacer dos, tres o cuatro agujeros y que, por tanto, resultan altamente versátiles sobre todo para el ámbito profesional.

Doméstica y eficaz: Petrus 623349

Rebajas

Hemos situado en primer lugar una perforadora de una de las firmas más reconocidas en este sector. Se trata un modelo orientado principalmente al ámbito doméstico o a una pequeña oficina.

Un modelo de dos agujeros, el más tradicional como ya hemos apuntado, en el que convergen características a tener muy en cuenta como la consistencia de la herramienta y su económico precio para una marca tan contrastada.

En cuanto a la capacidad de hojas se ajusta a ese uso que hemos aconsejado para la casa con 25 hojas de grosor que perfora con corrección gracias a la contundencia de sus cuchillas para ser una alternativa básica.

Pese a ser robusta no pesa demasiado y el afilado y calidad de su metal hace que no sea preciso una gran presión para perforar incluso cuando se está cerca del máximo de hojas que admite.

La separación de los punzones suelen ser medidas estándar que, en este caso, es de ocho centímetros entre uno y otro.

Opción ajustable: Rapesco 1205

Pasamos a un opción que tiene muchas ventajas, pero una no es, desde luego, su precio. Mucho más elevado sobre la media.

Como se deduce, no se trata ya de una herramienta aconsejable para trabajar en casa, sino para lugares de trabajo que tengan en el papeleo su actividad principal.

Así, esta perforadora cuenta con una seña de identidad de gran peso como es su capacidad para ajustarse a dos, tres o cuatro agujeros y, por tanto, ser útil sea cual sea la carpeta o archivador en los que se van a meter las hojas.

En cuanto a sus materiales de fabricación también hace honor a su precio con el uso de distintos metales de calidad como el acero inoxidable o el aluminio.

El mango de aluminio extendido permite usar toda la mano para ejercer la presión y facilitar la perforación de los papeles (hasta 33 hojas).

De un solo agujero: Trixes

De las dos opciones señaladas en este segmento de un solo agujero, este pertenece a la versión más básica y sumamente económica.

Hay que tener en cuenta que sus cometidos también son más específicos y limitados respecto a otras alternativas.

Fabricada en aleación de metal y con un cómodo agarre, esta perforadora recuerda como herramienta al alicate y está ideada para agujerear pocas hojas juntas o cartulinas de no mucho grosor.

Está orientada principalmente a manualidades más que a labores de oficina ya que no se adapta al número de anillas de las carpetas.

Fácil presión: Maped

El principal argumento de esta perforadora de dos agujeros salta a la vista por su aparatoso agarre. Lo es no de manera arbitraria, sino para facilitar, y bien que lo hace, la presión sobre las hojas que se dispongan.

En concreto, este modelo puede afrontar más de 60, lo que da idea de su potencial por un precio algo más elevado sobre la media, pero muy asequible si se va a usar de manera frecuente este dispositivo.

Resistente metal, como exige esta capacidad de papel, y un fácil accionamiento de palanca ya que el mango se puede coger con toda la mano para hacer más fuerza.

Guía ajustable: Herlitz

Para cerrar, un modelo muy específico y barato. Con guía ajustable y cuatro punzones para habilitar otros tantos agujeros en el papel.

Fabricado totalmente en metal, resulta muy práctico para taladrar las hojas y cuadrarlas con la guía.

Con dos contenedores en la base para recoger los pequeños papeles que se liberan. En suma, un producto económico y recomendable si se trabaja a menudo con carpetas de cuatro anillas.

Qué tipos de perforadoras de papel hay

Distinguimos dos principales por su modo de uso:

Manuales

El mecanismo manual es muy simple como ya hemos apuntado. Simplemente hay que presionar la palanca y luego se recupera hacía arriba una vez hecho el agujero.

Vale para cualquier tipo de papel siempre que el grosor no exceda el espacio que tiene la perforadora para meter las hojas.

Son los más comunes, prácticos y se pueden usar en cualquier sitio. Muy adecuados para casa, colegio u oficina.

No necesitan mucho espacio en el escritorio y son las que aquí nos ocupan.

Eléctricas

Ofrecen mayor variedad en tamaños y fuerzas de los agujeros, no precisan apenas fuerza para cumplir su cometido y, como se intuye, son más caras que las anteriores.

Están ideadas para trabajos de gran envergadura y sitios en el que su uso se requiera de manera muy frecuente.

Perforadoras de papel: ¿De cuántos agujeros?

También se puede establecer una tipología por el número de agujeros:

  • De uno: Abarca los dos extremos ya que las hay muy económicas para perforar pequeñas cantidades de papel o modelos para perforar grandes volúmenes de papel de manera mecánica.

Estos son muy poco comunes, aunque hay uno uso curioso que precisa este tipo de herramientas como es el de agujerear los mazos de cartas sobrantes en los casinos que están ya algo deterioradas.

  • De dos: Muy comunes hace tiempo como complemento de las carpetas de gancho. Hoy siguen estando bastante extendidas, especialmente en sectores que usan de manera frecuente portapapeles de dos agujeros (sanitario o legal, por ejemplo), y es también la opción doméstica más corriente.
  • De tres: Han cobrado auge en la actualidad por ser compatibles con las carpetas de tres anillas. Se pueden encontrar manuales y eléctricas.

También las hay de cuatro y hasta de seis para cometidos muy específicos.

Qué tener en cuenta en las perforadoras de papel

  1. Material: Como es lógico en una herramienta destinada a la perforación de varias hojas el material de las cuchillas metálicas es muy importante. Suelen estar fabricadas de acero endurecido con el fin de alargar su eficacia el mayor tiempo posible.
  2. Durabilidad: No solo de las cuchillas, sino también de la herramienta en sí. El peso suele ser un indicador fiable de la calidad del metal y de la consecuente durabilidad.
  3. Agarre: Principalmente en las manuales la ergonomía de la pieza destinada a hacer de palanca es importante. Cuanto mejor se ajuste la presión deberá de ser menor para perforar el papel.

Última actualización el 2022-12-06 at 12:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados