Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores relojes de pared para ver la hora y darle un toque decorativo al hogar

Los mejores relojes de pared para ver la hora y darle un toque decorativo al hogar
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

A pesar del bolero, los relojes de pared están para marcar las horas y lo hace desde tiempos inmemoriales.

Si se quiere acotar al reloj ya mecánico lo cierto es que no hay unanimidad sobre su origen ni sobre en qué momento exacto surgió ya que hay teorías que lo sitúan en Occidente y otras en el Lejano Oriente.

En todo caso, lo importante es su función que lleva a cabo en diversos formatos y que, con los adelantos tecnológicos, ya supera con mucho su misión esencial que es dar la hora.

A ello suma otras muchas prestaciones en sus distintas versiones, sobre todo, de muñeca.

Sin embargo, en la que nos ocupa, los relojes de pared, todavía se conserva como prioritario su cometido de señalar las horas y, muy importante, el diseño que envuelve esa utilidad.

Entre los aquí seleccionados, una labor nada fácil habida cuenta del amplísimo catálogo de modelos, nos hemos decantado por uno analógico de agujas de la marca Elbe.

Lo hacemos, principalmente, por su multifuncionalidad ya que, además de la hora, ofrece la temperatura y el nivel de humedad y por su económico precio.

Aunque no llegan, ni mucho menos, a las posibilidades extras de los de muñeca, si se buscan también los hay multifuncionales que pueden hacer de despertador, dar la fecha y la temperatura e incluso servir para medir la humedad del aire.

En todo caso, la estética generalmente se impone a estas cuestiones prácticas.

Relojes de pared: De qué material

No es una regla matemática, pero, a gran variedad de modelos como es el caso, se suele corresponder un amplio abanico de materiales.

En los relojes de pared no se da la excepción. Señalamos algunos de los más habituales.

  • Madera
  • Plástico en muy distintas resistencias
  • Metal
  • Con carcasa de aluminio y plástico
  • Adhesivo acrílico

De todos ellos, los de madera y metal resultan los más apropiados para dar un toque clásico. En el primer caso destacan los célebres relojes de cuco.

Barato y multifuncional: ELBE RP-2005

Sencillo, muy barato y multifuncional. Estas son algunas de las características de este modelo analógico líder que funciona a pilas y que, además de la hora como es obvio, te facilita otros datos adicionales como la temperatura o la humedad.

Fabricado en plástico, más que ligero y con unas medidas suficientes, en torno a los 25 cm de diámetro, para tener visible la información que ofrece.

Por su configuración es un reloj muy orientado a tenerlo a la cocina donde, por cierto, el control del tiempo es más necesario para, por ejemplo, hacer guisos si los electrodomésticos no cuentan con temporizadores.

También se adapta sin desentonar a pequeñas oficinas y otras estancias ya que su color blanco facilita la combinación con el entorno decorativo.

Para el mínimo desembolso que supone los acabados son más que correctos tanto en el frontal como en el cerco plateado que acota la esfera.

El mecanismo es el habitual en este tipo de relojes analógicos y está contenido en una pequeña caja de la que sobresale una pequeña rueda para ajustar la hora una vez se le pone la pila. La duración es bastante prolongada.

A su bajo precio, su polivalencia y buenos acabados para estar en la gama baja de esto productos suma que resulta muy silencioso.

Versión digital: TFA Dostmann

Del analógico en versión básica al formato digital y bien visible por el tamaño de sus números, aunque hay que dejar claro que no se trata de un dispositivo grande ya que su ancho está en algo más de 21 cm.

También es sencillo de diseño dentro de su segmento y con un precio bastante asequible ya que estas versiones, en general, son más caras que las analógicas.

Su configuración rectangular se asemeja a la de un portarretratos digital con su ancho marco acotando la superficie sobre la que se ofrecen los datos.

En concreto, además de la hora, minutos y segundos que ocupan la mayor parte de la pantalla, también ofrece la fecha, el mes, el día de la semana y la temperatura.

Fabricado en plástico y con suministro energético a pilas que no vienen incluidas en el pedido. Muy fácil de manejar y con alta autonomía.

Muy moderno: Versa Klistermärke

Pasamos a una opción totalmente distinta en concepto a las anteriores. La versión adhesiva de reloj de pared es muy vistosa y original en general.

También lo es este modelo que, además, tiene un precio muy económico.

El inconveniente de esta gama es que para que luzca bien, y lo hace sin duda, hay que hacer un trabajo previo que combina la habilidad y la paciencia.

Nos referimos a su montaje que no es nada complicado a la hora de pegar los números y rayas que delimitan los minutos, pero sí requiere una precisa toma de medidas para que quede bien.

Da un diámetro de unos 60 cm y las piezas están fabricadas en polipropileno (un polímero termoplástico muy versátil).

Opción híbrida: Lafocuse

Una interesante y original opción híbrida que conjuga lo analógico para dar la hora con sus agujas convencionales e inserta una pequeña pantalla digital para aportar otros datos de interés como la fecha o la temperatura.

Precio asequible para un modelo que, fuera de este notable plus, apuesta por un diseño sobrio con un diámetro de esfera de 30 cm.

Muy silencioso y práctico para cualquier estancia de la casa.

La configuración resulta bastante sencilla ya que se limita, en el caso de la pantalla digital, a presionar un botón y luego los que marcan el aumento o decremento de los números para ajustar la fecha del día.

Un clásico: Eble

Aunque bien merecen por tradición, diseño y funcionamiento un estudio más detallado, sería impensable una comparativa de relojes de pared sin incluir un modelo de cuco.

El inconveniente de este tipo de relojes está en sus precios ya que están muy por encima de la media debido a los muchos componentes que incorporan y lo trabajosa que resulta su fabricación.

Este caso no es una excepción. Se trata de una opción con carcasa de madera maciza y mecanismo de cuarzo con distintos sonidos incorporados además del cucú de cada hora.

Qué tipos hay

Entre los más clásicos destacamos:

De cuco

Tal como lo conocemos hoy, proviene de la Selva Negra alemana y su origen se remonta a finales del siglo XVII.

Como es sabido por su tradición y fama, se trata de un tipo de reloj provisto generalmente de péndulo y gong, que se caracteriza por tener una abertura por la cual sale un autómata con forma de pájaro en determinadas franjas horarias.

Generalmente, recuerda a un cuclillo y por esto emite un canto que se asemejan a la onomatopeya cucú.

El mecanismo para producir dicho sonido se instaló en la mayoría de los relojes de cuco ya en el siglo XVIII y ha permanecido hasta el presente casi sin modificaciones.

Carrillón

Tiene tres pesas, la primera sirve de cuerda para que el reloj pueda andar, la segunda sirve de cuerda para que el reloj pueda tocar y la tercera sirve de cuerda para que pueda tocar los cuartos.

Bing Bang

Tiene dos pesas, una sirve de cuerda para que el reloj pueda andar y la otra sirve de cuerda para que el reloj pueda tocar. El bing-bang toca las enteras y las medias.

Además de estos tres, añadimos otros grandes grupos:

  1. De agujas: Sería la opción analógica más común, aunque, como hemos adelantado, cada vez se encuentran modelos con funcionalidades extra.
  2. Digital: Electrónico, con pantalla y con la hora reflejada en números. Suelen ofrecer más datos con los convencionales e incorporan fuente lumínica.
  3. Híbridos: Usan el formato analógico para la hora e insertan pantallas digitales para aportar otros datos.

Cómo funcionan los relojes de pared

Ya dejado claro las dos últimas opciones se intuye que el funcionamiento depende de si es de agujas o es digital.

En el primer caso, los relojes mecánicos hacen girar los engranajes a través de un muelle. Este se desenrolla mientras el mecanismo de escape regula la velocidad.

Los relojes de cuerda automática usan el peso oscilante para que el muelle se mantenga enrollado.

En el segundo, un reloj electrónico incorpora una base de tiempo y una división de frecuencias que pueden ser electrónicas o electromecánicas.

El divisor de frecuencias se concreta en un circuito digital que es el encargado de fraccionar el tiempo para mostrar en la pantalla la hora y los minutos en la mayoría de los casos e incluso los segundos en otros.

Modo de configuración

También depende del modelo. En el de pared analógico el mecanismo está en la parte trasera donde va también la batería o pila.

A través de una pequeña rueda insertada en el pequeño engranaje se podrá ajustar la hora cuando no sea la correcta o cuando se haya agotado el suministro energético.

En el digital, el cuadro de ajuste también está en la parte posterior.

En este caso, la configuración horaria se hace a través de la pulsación de botones que dejan en estado de parpadeo los dígitos para que, con otros botones, se dé al más o al menos para poner la hora y los minutos correctos.

Qué tener en cuenta en los relojes de pared

Diseño

Lo situamos en primer lugar porque, como hemos referido, la funcionalidad del reloj de pared de dar la hora no es menor, pero el envoltorio estético también es muy importante.

De hecho, es uno de los objetos más trabajado por los diseñadores que han visto en la versatilidad de nuevos materiales un filón para desarrollar su creatividad.

En cuanto a consejo solo se puede limitar al gusto personal y al entorno decorativo con el que va a convivir. Poco o nada pegaría un reloj de carrillón en una habitación juvenil, por poner un ejemplo extremo.

Suministro energético

Variado. Pilas, batería de cuarzo, dispositivo de cuerda en los mecánicos e incluso modelo que se cargan a través de la luz solar que entra por la esfera del reloj.

Sonido

Solo un aspecto a tener en cuenta en los convencionales de aguja. No es que sea molesto el tic tac en general, pero depende dónde se ponga.

No es lo mismo en un salón con ajetreo que en una silenciosa habitación.

En todo caso, en la actualidad no supone un serio problema ya que son bastante silenciosos.

Dimensiones

Pues, como es lógico, sujeto principalmente al emplazamiento en el que se quiera poner y a los gustos estéticos ya que, aunque no haya mucho espacio se puede optar por una esfera o una superficie grande que lo ocupe todo.

Extras

Ya hemos señalado alguno como la capacidad de alarma o de medición de la humedad ambiental o de la temperatura.

También los hay con componentes lumínicos que le pueden dotar de un plus estético a tener en cuenta. Incluso hay relojes de pared que ofrecen las fases de la luna.

Última actualización el 2022-05-24 at 10:02 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados