Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Cantimploras para combatir la sed en cualquier lugar y momento

Cantimploras para el verano
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos: 4,67 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Nos ocupamos de un clásico de las excursiones y más cuando aprieta el calor en verano: la cantimplora.

Es un objeto que forma parte del equipaje básico de estas salidas por su gran utilidad para combatir uno de los principales problemas que puedan surgir como es la sed.

En sitios donde el agua no está a nuestro alcance siempre estará la cantimplora.

No es necesario insistir en que la hidratación es vital y que, por tanto, la cantimplora se convierte en un objeto imprescindible en estas situaciones.

La evolución de estos recipientes de agua, desde las vasijas de la Antigüedad a los modernos diseños y materiales de la actualidad ha recorrido pues toda la historia de la Humanidad.

Qué es y para qué sirve una cantimplora

Es un recipiente que se utiliza para llevar bebida, habitualmente agua, en viajes o excursiones o, ya en el ámbito profesional, en actividades militares o agrícolas.

Es decir, sirve para hidratarse. Puede llevar asas u otra sujeción para llevarla en el hombro o fijada a la cintura.

Para excursiones convencionales: Campingaz Flex Picnic

Hemos situado en cabeza un modelo de buena capacidad muy adecuado para excursiones, con buen comportamiento en el mantenimiento de la temperatura y un precio muy asequible.

A estas cualidades suma un diseño bonito y práctico ya que, por ejemplo, lleva un bolsillo central con cremallera en el que se pueden meter objetos de uso cotidiano como móvil, llaves o monedero.

Su cierre es a rosca, el más tradicional, para una capacidad de un litro de líquido y un mantenimiento del frío que estaría en torno a las cinco horas, según fabricante.

Para lograr este objetivo incorpora entre sus materiales de fabricación como aislante uno de los más eficaces como es la espuma de polietileno que obtiene a través de un gas hinchado, normalmente el isobutano.

Hay que decir que no se trata de una cantimplora especialmente compacta, pero también que está orientada principalmente a excursiones muy convencionales o picnics y no a aventuras de mayor calado.

Como aspecto positivo a añadir, los agarres mediante correas y velcros son muy eficaces, lo que facilita su transporte, aunque, como decimos, no es de las más ligeras y portable.

Sabor puro: 720°DGREE

Un formato muy distinto sobre el anterior más en sintonía con el diseño de las botellas. Se trata de un termo muy duradero gracias a su fabricación en acero inoxidable.

Una de sus ventajas es que cuenta con un amplio catálogo para elegir tanto en medidas de capacidad de líquido como en colores a elegir.

Un óptimo producto que destaca por aspectos tan positivos como la pureza del sabor del líquido ajeno a cualquier regusto a óxido que se puede dar en otros modelos.

Muy hermética para evitar fugas y resistente acorde al material con el que está hecha.

Sobre su configuración incorpora doble capa con una pequeña cámara de aire entre el exterior y el recipiente donde se vierte el líquido.

El mantenimiento del frío es excelente con hasta medio día de conservación que puede elevarse a uno entero si lo que se echa es un líquido caliente para que haga funciones de termo.

Muy fácil de llenar ya que la abertura es tan grande que pueden entrar hasta cubitos de hielo domésticos.

De gran capacidad para el gym: Above

Aunque este tipo de artículos se caracteriza por la versatilidad, unos se adecúan mejor que otros a ciertas actividades.

En este caso, la cantimplora-botella es una óptima alternativa para, por ejemplo, llevarla al gym.

Su arco de capacidad es muy amplio ya que va desde cerca de litro y medio hasta más de dos. Es decir, hablamos de tallas grandes por capacidad.

Por tanto, no son muy recomendables para llevar encima y menos cuando hay que andar por terrenos escarpados.

De hecho, están tan pensadas para deportes que llevan doble tapa. Por un lado, la de rosca normal y, por otro, una de clip mucho más cómoda para beber entre ejercicio y ejercicio.

Opción plegable: iKiKin

Sin duda, un modelo que tiene su principal baza en el diseño y una originalidad que, además, redunda en una gran comodidad.

Se trata de una cantimplora en forma de botella plegable que, por esa comodidad mencionada, aumenta su versatilidad en ámbitos como el deporte, la acampada, el picnic o el senderismo.

Se trata de un modelo fabricado en cuerpo de silicona, uno de los tipos ya mencionados en la introducción, y con plena seguridad en sus componentes sin riesgo alguno de toxicidad.

Buena capacidad con un litro de líquido y muy ligera por un precio más que asequible. Muy recomendable.

Un lujo de titanio: Vargo Vr452

Cerramos con una modelo de precio astronómico fabricado en otro de los tipos ya mencionados como es el titanio.

Sobrio diseño para una botella que lo apuesta todo a un material de lujo.

Eso sí, aúna grandes cualidades como la seguridad, la anticorrosión, que no se oxidan, que no producen alergias y que, además, es respetuoso con el medio ambiente.

Como es lógico por el desembolso que implica se trata de una botella de altísima durabilidad orientada a usuarios que la vayan a usar de manera muy frecuente.

Cantimplora para tu escapada por la naturaleza
Cantimplora para tu escapada por la naturaleza

De qué material

Distinguimos los siguientes:

Sintético

Son los materiales más usados en la actualidad para este tipo de recipientes con precauciones importantes como comprobar que estén libres de bisfenol y teflón ya que ambos componentes son tóxicos para el cuerpo humano.

Además de este peligro, modifican el sabor del agua o líquido con el que se llene.

En la gama de plásticos libres de estas dos sustancias hay distintos materiales de fabricación, caso del PVC (Policloruro de vinilo), PP (Polipropileno) o Polietileno de alta densidad (HDPE) por poner algunos ejemplos.

También las hay de silicona.

Metálico

En su mayoría fabricadas en aluminio o acero inoxidable.

Las primeras son más ligeras que las segundas mientras que las segundas son más resistentes que las primeras que, además, suelen mantener mejor la temperatura.

También las hay de titanio que reúnen todas las ventajas posibles salvo una: su elevadísimo precio.

Vidrio

Es el material que mejor conserva los sabores de los líquidos. Como obvio inconveniente, su fragilidad es muchísimo mayor.

Consejos de uso para las cantimploras

Como se intuye, el uso de una cantimplora no reviste grandes secretos, pero sí algunos consejos que pueden ser bastante útiles.

Así, por ejemplo, hay que ser cuidadoso para evitar los golpes, aunque algunos materiales los encajen sin excesivos problemas.

En lo posible, no exponer el recipiente a la luz solar ya que son malos compañeros de viaje.

El calor puede degradar lo materiales además de subir la temperatura del líquido que se lleva encima.

Por supuesto, muy importante una funda protectora.

Qué tipos hay

Además de los distintos tipos en función de los materiales ya mencionados, podemos distinguir otras clases de recipientes:

  • Militares o tácticas: Como se intuye por su uso son las de materiales más resistentes ya que han de afrontar las situaciones más extremas. En su inmensa mayoría son objetos metálicos.
  • Con marmita: Suelen pertenecer al mismo grupo que las militares o tácticas con la diferencia que, en la parte inferior, incorporan un recipiente adicional para beber, calentar agua o preparar un café.

El cierre también es un factor de distinción sobre todo en aquellas orientadas principalmente a la montaña. De este modo, podemos destacar:

  • Cierre de rosca: El más convencional en forma de tapón a rosca.
  • Con boquilla y tubo largo: En algunas opciones, la boquilla de prolonga bastante de tal modo que se puede llevar la cantimplora en la mochila y la boquilla prensada con una de las asas cerca de la boca. En situaciones complicadas resultan mucho más cómodas.
Cantimplora para los más aventureros
Cantimplora para los más aventureros

Qué tener en cuenta en las cantimploras

Material

Ya hemos dedicado un apartado completo a este factor.

Si se quiere una cantimplora para salidas más campestres o montañosas es más conveniente optar por la resistencia y durabilidad del metal.

Si el uso preferente va a ser más pausado en actividades como el senderismo o excursiones más familiares hay un amplísimo catálogo de materiales sintéticos que serán mucho más adecuados.

Cierre

También hemos aludido a este factor de manera detallada. El de rosca es el más extendido junto a la tapa para cerrar la apertura de la cantimplora.

Las de boquilla están más pensadas para actividades más agitadas.

Temperatura

El mantenimiento de la temperatura es una cualidad determinante sobre todo cuando aprieta el calor.

Si en estas condiciones se quiere mantener el agua o el líquido medianamente fresco lo mejor son las cantimploras con función termo o las botellas térmicas.

Estas últimas son, en su mayoría, botellas fabricadas en acero inoxidable que aguantan durante horas la temperatura del líquido.

Tamaño y peso

Respecto a la primera variable, depende del uso.

Si se va de excursión larga a lugares en los que se sabe que no se va a encontrar de manera sencilla agua potable, es conveniente que no baje del litro e incluso dos.

Para usos más convencionales con una de medio litro o tres cuartos puede bastar.

Sobre el peso, se trata de un utensilio que hay que llevar siempre encima y, por tanto, la ligereza será un plus sin olvidar los condicionantes anteriores.

No se debe uno adentrar en aventuras largas con cantimploras pequeñas para llevar menos peso.

Accesorios

Sin duda, los más comunes y necesarios son la funda y, en segundo lugar, una correa para sujetarla o llevarla sobre el hombro.

Cómo lavarla

Lo hemos mencionado de pasada, pero, dada su importancia, detallamos la necesidad y modo de limpiar bien la cantimplora.

En este caso la metálica que es la que más precisa de un proceso concienzudo.

Antes de usarla, si se quiere quitar ese sabor del material, lo más práctico es una mezcla de vinagre y bicarbonato.

Primero se llena hasta la mitad con agua caliente y una gota de jabón de lavavajillas, por ejemplo. Luego se agita con fuerza durante medio minuto.

Se vacía y se enjuaga bien. Se añaden dos partes de agua por una de vinagre y se vuelve a agitar en este caso sobre un minuto más o menos.

Se deja en reposo varias horas (toda la noche puede valer perfectamente).

Se vuelve a enjuagar bien y se añade agua con un par de cucharadas de bicarbonato. Se vuelve a enjuagar con energía y estará lista para su uso.

Última actualización el 2021-07-23 at 00:30 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados