Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores luces nocturnas para potenciar el bienestar de los niños en sus habitaciones

Las mejores luces nocturnas para potenciar el bienestar de los niños en sus habitaciones
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Una adecuada iluminación en la habitación de los más pequeños no solo tiene una función estética. Lejos de ello, este aspecto es subsidiario de otros de mayor peso como los que concluyen que la luz influye en el estado de ánimo.

Que sea más cálida o sea más fría afecta a su comportamiento y, por tanto, la importancia de elegir unas luces adecuadas para sus habitaciones o estancias que más frecuenten es obvia.

De las luces nocturnas para niños aquí seleccionadas ocupa el liderato una lámpara LED de mesa de la marca Uuffoo por la calidez de su luz, la variedad de colores y su precio asequible.

Efectos de la luz

Tras el simple y frecuente acto de apagar y encender una luz se esconde todo un proceso biológico que, como hemos adelantado, afecta más a los niños por ser más sensibles a la luz.

Así, la luz segrega melatonina en el cuerpo (una hormona natural que regula el sueño) y, además, en función del tipo de iluminación, se reacciona de una u otra manera. En síntesis:

  1. La luz amarilla se vincula al descanso y el relax
  2. La blanca y azul fomentan la activación del cuerpo

Qué ventajas tienen

Destacamos las siguientes:

  • Dan seguridad a los niños
  • Una luz adecuada contribuye a la relajación
  • Larga autonomía en el caso de las recargables
  • Opción de colocar luces con enchufe integrada sin necesidad de carga
  • Variedad de modelos, muchos de ellos con formas y motivos infantiles
  • Precio económico en general

Cálida y versátil: Uuffoo

En primer lugar, hemos situado esta lámpara LED de mesa que aporta varias cualidades que le hacen merecedora de su posición.

Emite un cálida luz muy propicia para la relajación de los pequeños que, además, no se aburrirán del tono cromático que da ya que se puede cambiar hasta siete veces de color.

Totalmente regulable en intensidad y muy versátil en uso ya que, al ser recargable, se puede usar tanto como elemento fijo de la habitación de los pequeños como llevarla si se va de camping de vacaciones.

La portabilidad resulta muy sencilla gracias al asa que incorpora en la parte superior. Se distribuye en cuatro formas distintas: lisa, con raya, cilíndrica o cuadrada.

Ofrece una luz estable, exenta de los molestos parpadeos, y se puede manejar a través de mando a distancia.

Todo ello por un precio que no es de los más baratos en la gama, pero merecerá la pena por posibilidades y prestaciones.

Con forma de conejo: Solidee

Como hemos adelantado, algunos de los modelos de esta gama optan por formas o motivos infantiles como reclamo.

Es el caso de este modelo de conejo que, más allá de su aspecto exterior, ofrece también una gran calidez lumínica para las estancias de los más pequeños.

Está orientada principalmente a bebés con una variedad de siete colores y con un temporizador incorporado de tres horas.

Una óptima autonomía, unas diez horas tras su carga completa de unas tres horas, para un dispositivo que se recarga a través de un puerto USB.

En cuanto a los materiales de fabricación combina el resistente plástico ABS con la silicona. Por precio, se sitúa en la zona económica de la gama.

Más sobria: GreenTreen

Un alternativa más de mayores por la sobriedad del diseño, pero que cumple a satisfacción los cometidos que se les piden a las luces más adecuadas para las habitaciones de los niños.

Ese diseño le dota de mayor versatilidad de ubicación ya que quedará bien en cualquier lugar de la casa.

Una lámpara recargable de alta autonomía que incluye, por un precio asequible, funciones como sistema de control táctil para la regulación de la intensidad a través de mando a distancia.

Distintos colores y brillos con pulsar apenas unos segundos los sensores. Calidez de luz en hasta doce colores y precio en la media.

Apuesta multicolor: Taipow

En línea con la anterior y con la baza de sus distintos trece colores que, como es norma en esta gama de lámparas, se regulan en brillo y se cambian en apenas tres segundos a través de los sensores o el mando.

En este caso concreto hay cinco intensidades distintas con posibilidad de modo flash o atenuación, por ejemplo.

Una luz suave que resultará muy adecuada para potenciar la seguridad de los niños en su habitación y para darle personalidad con el cambio de colores.

El temporizador ofrece distintos márgenes ya que se puede configurar de manera sencilla para que la luz se apague de manera automática de una a seis horas con pasos intermedios en dos y cuatro horas.

Para bebés: Bonnyco

Una opción mucho más infantil para acabar con esta suave luz que emite esta lámpara en forma de unicornio con nada menos que 16 colores distintos.

Orientada a bebés, cuenta además con una amplia variedad de brillos ya que tiene hasta diez intensidades distintas.

El temporizador usa espacios más cortos de tiempo y van desde el cuarto de hora a la hora, pasando por la media, para que se apague de manera automática.

Por estancias

Según la estancia de la casa en la que los niños hagan más vida se demandará un tipo de luz u otro:

  • Dormitorio: Más aconsejable una luz cálida (amarilla) con unos 3000K (grados Kelvin) de referencia. El lugar más común será sobre la mesita de noche.
  • Lugar de estudio: Como recomendación, una luz blanca neutra directa en torno a unos 4000K. Una luz que se pueda ubicar desde arriba para leer o estudiar sin que se hagan sombras sobre las páginas.
  • Área de juegos: Si se cuenta con una estancia específica, por la propia actividad pegaría más una luz blanca de activación del cuerpo.

Características generales

En el caso de las más comunes, las destinadas a las habitaciones, las características pasan por una luz suave y relajante con posibilidad de ajustes de brillo para dar mayor o menor intensidad.

El objetivo principal es que el niño se sienta seguro en la oscuridad sin que su brillo le moleste o distraiga. Es decir, que ilumine la habitación, pero que no impida que el pequeño o la pequeña duerma.

Los modelos más recomendables son aquellos con temporizador que permiten que después de un intervalo de tiempo, como media puede servir un cuarto de hora, se apagan de manera automática cuando se estima que el niño ya está durmiendo.

Por edad

El rango de edad también determina cuál es la luz más adecuada. De este modo, si se trata de un bebé o de un niño de muy corta edad será más recomendable contar con más luz en la habitación.

A partir, aproximadamente, de los tres años la intensidad ya puede variar hacia una menor potencia y a contar con distintos modos de iluminación. Por ejemplo, para leerlo algo antes de dormir.

Funciones extra

Hay funciones que refuerzan la utilidad de estas lámparas infantiles. Así, como ya hemos referido, es bueno que cuenten con temporizador para que se apaguen de manera automática tras un periodo de tiempo predeterminado.

Hay que tener en cuenta la importancia de que la luz se apague durante las horas de sueño para ahorrar energía. Un sensor de movimiento puede ser una buena opción.

Última actualización el 2022-11-27 at 02:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados