Saltar al contenido

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Los mejores termos eléctricos para tener agua caliente sin que nos arruine la factura de la luz

Los mejores termos eléctricos para tener agua caliente sin que nos arruine la factura de la luz
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos: 4,50 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Ducharse con agua caliente resulta imprescindible para contar con unos mínimos de confort en el hogar.

Las alternativas de termos eléctricos son diversas en función de la vivienda, de la existencia o no de instalación previa o de si se quiere reducir el consumo energético.

Además, la Comunidad de Madrid invertirá 5,1 millones de euros en su Plan Renove de Calderas y Calentadores.

Se podrá recibir una ayuda de hasta 350 euros para cambiar estas instalaciones. Según ha publicado el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid, el plazo de inscripción al plan comienza hoy martes y se alargará hasta el 31 de marzo de 2023 o hasta que se agoten los fondos para la convocatoria.

Qué son los termos eléctricos

Un dispositivo electrónico que, a través de resistencias, es capaz de generar agua caliente.

Tienen, generalmente, forma de tanques aquellos que están orientados a un mayor consumo de agua. Se les conoce también como termos eléctricos.

Qué tipos de termos eléctricos hay

En función de ese tanque mencionado, podemos establecer los dos tipos principales en esta gama:

Con tanque

Tienen capacidad para almacenar el agua en un depósito que luego calienta y mantiene a una temperatura predeterminada.

Como norma, suelen ser unos artículos bastante aparatosos de tamaño en función, como es lógico, de la capacidad de líquido que puedan contener.

Sin tanque

El agua también se calienta a través de resistencias, pero lo van haciendo en las tuberías hasta desembocar en el grifo.

Están orientados a estancias pequeñas y a otros cometidos de menor consumo como lavabos o fregaderos.

Tanque de buena capacidad: Ariston 1 Lydos

Nos hemos decantado en primer lugar por un calentador de tanque de buena capacidad (la máxima con sus 100 litros de las tres en las que se distribuye) y de una marca puntera en esta gama.

El precio se sitúa en la media de estos productos por sus características tanto de tamaño como por su potencia (1500W). Para hacerse una idea, para tres personas puede responder bien a las necesidades.

Se puede regular su potencia con tan solo desplazar una rueda situada en la parte inferior del termo. No es necesario gastar apenas agua antes de ponerse debajo de la ducha ya que sale caliente casi de manera instantánea.

A la calidad de los materiales y las prestaciones hay que añadir, aunque no sea ni de lejos un factor fundamental cuando se aconseja instalarlo en recovecos o zonas para que no interfiera, un diseño funcional a la vez que elegante.

En cuanto a los materiales, merece la pena detallar que cuenta con componentes muy eficaces contra la corrosión gracias en buena parte al revestimiento de titanio que también le protege de la cal.

El cuadro de mandos que lleva en la parte frontal es sencillo tanto en apariencia como en manejo y con él se puede seleccionar en un instante la temperatura.

Muy polivalente: Focket

Cambiamos totalmente de concepto y de tipo de calentador ya que, en este caso, se trata de uno sin tanque, la otra alternativa cuyo uso ya no es tanto para la ducha como para otras posibilidades añadidas.

Resulta bastante asequible en precio y, como es genérico en estos calentadores, la instalación resulta más sencilla por el tamaño que es mucho más pequeño, pero si se deja en manos de profesionales, mejor ya que las objeciones pueden venir en la mayoría de los casos por el deficiente montaje.

Un dispositivo de gran potencia (3800W) que se adapta de manera óptima a la parte inferior del lavabo, por ejemplo. Una versión mini que incorpora una pequeña pantalla en la carcasa para indicar y regular los grados.

El material de fabricación es el acero inoxidable. Como hemos señalado, resulta muy práctico para otras ubicaciones como el fregadero de la cocina o establecimientos comerciales pequeños como bares o peluquerías.

Amplio margen de temperatura: Teka

De regreso a la versión tanque y también a una de las firmas más reconocidas en el sector. Su capacidad es algo menor que el termo que lidera esta comparativa (80 litros en este caso), aunque esto también redunda en un precio algo más bajo.

La horquilla de temperatura que alcanza es muy amplia ya que parte de los 30º y puede superar los 70º.

En todo caso, ya hemos señalado como criterio preeminente que no es tanto la temperatura más alta como que conserve durante más tiempo el agua caliente.

Como recomendación de importancia, es una buena elección si se vive en pareja o con vivienda compartida con otra persona ya que, por capacidad, para más puede quedarse algo corto.

Ideal para ‘singers’: Orbegozo TRM 54

Rebajas

Ideal para singers por su capacidad. Muy buena calidad de sus materiales de fabricación y una puesta en marcha instantánea.

Uno de sus aspectos positivos es que el panel de control resulta muy accesible para regular la temperatura deseada.

Cuenta con la posición ‘eco’ que le da algo más de margen de uso, aunque, reiteramos, su capacidad más fiable es para usarlo una persona.

Es cierto que, otra de las ventajas es que se recarga rápido y, por tanto, no hay esperar en exceso, para contar de nuevo con agua caliente.

Compacto y económico: AEG

Volvemos para cerrar esta comparativa a la versión sin tanque. Un modelo para instalar debajo de lavabo o pila, muy compacto de tamaño y por un precio bastante asequible.

Por ese desembolso, no hay que pedirle más de lo que puede dar que es suficiente si de lo que se trata es de un uso esporádico de los grifos.

El agua sale caliente en muy pocos segundos. Incorpora una muy visible pantalla LCD en el frontal para ver una temperatura que puede oscilar entre los 30 y los 55 grados.

Qué capacidad

Como es lógico y ya hemos reseñado, el tamaño de los calentadores con tanque depende de la capacidad de agua que admitan.

Con objeto de hacerse una idea, para una persona la capacidad necesaria estaría en torno a 30 litros. A partir de ahí, dos duchas sucesivas serían unos 50 litros y para tres o cuatro ya habría que tener un tanque con una capacidad de unos 150.

Ventajas y desventajas de los termos eléctricos

Entre las primeras se podían destacar como principales la opción que tienen los llamados calentadores instantáneos de calentar el agua prácticamente nada más girar el mando de la ducha.

Para tener una referencia, si la potencia es adecuada (hablamos, por ejemplo, de 3.000 W) lo puede hacer en apenas tres segundos.

Otra de ellas es que su precio suele ser, con variaciones en función de capacidad y potencia, bastante más asequible que, por ejemplo, los que precisan gas.

El principal inconveniente es, sin duda, estar pendiente de si la capacidad dará o no para una serie de duchas sucesivas en caso de tener en casa invitados. Es importante pues tener en cuenta cuál es el número de personas que lo usarán.

A qué temperatura

En este aspecto, las variaciones son inapreciables respecto a otras opciones de mayor magnitud, aunque la potencia del termo eléctrico tiene mucho que decir.

En general, pueden calentar agua en una horquilla más que suficiente que va de los 30 a los 50º (ducharse a unos 30 o 35º suele ser lo normal y recomendado). Algunos pueden incluso superar ese tope hasta los 75 grados.

En todo caso, no hay que olvidar que la calidad de estos calentadores de agua, más que por el récord de grados que alcance, se mide por el tiempo que es capaz de suministrar agua a la temperatura adecuada.

Dónde instalar los termos eléctricos

Depende de si es o no de tanque. En este último caso, el dispositivo se suele colocar debajo del punto que suministra el agua ya sea lavabo o fregadero.

En el caso de los de tanques, cuya instalación es obviamente mucho más complicada por su tamaño y peso, lo ideal es instalarlos en un rincón del cuarto de baño.

Qué tener en cuenta en los termos eléctricos

Capacidad

Ya hemos ofrecido algunas referencias numéricas en litros sobre las necesidades que se tendrán de capacidad en función del uso de la ducha.

Hay que dejar claro que el tamaño del tanque no es sinónimo de calidad ni eficiencia. Lo más correcto y adecuado es buscar aquel que mejor atienda las necesidades domésticas en función de las personas y del espacio del que se disponga en la casa para la instalación.

Consumo

La eficiencia y el bajo consumo es, y más en la coyuntura eléctrica actual, uno de los parámetros a tener más en cuenta a la hora de hacerse con un aparato que precise este tipo de energía.

Por tanto, los calentadores no escapan al consejo de chequear cuál es la certificación del dispositivo para saber si su eficiencia es mayor o menor.

Potencia

En el indicador de potencia, el criterio a seguir es similar al que rige para la capacidad. No nos debe cegar el número de vatios sino que ese número sea o no el que precisamos para cubrir las necesidades.

Optar por uno de gran potencia sin sacarle el rendimiento adecuado solo logrará encarecer el recibo de la luz y no parece lo más recomendable.

Ubicación

Donde menos moleste. Es decir, su única función, por importante que sea, es calentar el agua. Por tanto, el ‘envoltorio’, si es de tanque, debe ir en una zona en la que no interfiera.

Última actualización el 2022-11-27 at 02:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados