Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores sistemas de iluminación para bicicletas de carretera

photo  cdeafd
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos: 4,50 de 5)
Cargando...

Salir con la bicicleta sin luces no es para nada seguro ni recomendado o ¿acaso saldríamos sin casco? Seguramente tengamos la idea de que un juego de luces para bicicleta es algo costoso, pero hay muchas marcas que ofrecen un buen conjunto de luces a un precio accesible.

Unos expertos han probado varias opciones de sistemas de iluminación, y quedando conformes en cuanto a prestaciones y precio, han elegido como el favorito el juego de luces Pantala Trail.

Otros sistemas de iluminación considerados en esta comparativa:

¿Por qué un sistema de iluminación para bicicletas?

Seguramente no todos los que salen a andar en bicicleta o a entrenar con ella pueden hacerlo por la mañana o por la tarde, lo más común es salir por la noche, hora en que la luz suele escasear.

Lo bueno que tiene entrenar de noche, es que el tráfico se reduce y que en zonas como los polígonos suelen estar idealmente desiertas. Además en verano, es por la noche cuando la temperatura acompaña.

Si no buscamos entrenar pero si salir de paseo, aun así no podemos prescindir de luces; nunca sabemos cuándo nos vamos a demorar más de la cuenta y la noche tomarnos por sorpresa.

Sobre todo porque lo más importante si salimos por la carretera, la ciudad o cualquier otro lugar que no sea un espacio abierto natural como las montañas, es que las luces más allá de permitirnos ver, nos hacen visibles.

En carretera debemos hacernos visibles, es primordial, competimos con la oscuridad, otras luces de ciudad, las de los coches, etc.

Al mismo tiempo que compramos la bicicleta y el casco, debemos comprar las luces. Para empezar podemos empezar con un kit de luz delantera y trasera como los que nos recomienda los expertos. Si con el correr de la actividad, tenemos cierta predilección por un ambiente citadino o por uno campestre, podemos comprar luces mucho más especializadas para cada ocasión; pero desde un principio debemos estar bien equipados con lo necesario.

La luz delantera debe aportarnos suficiente visibilidad para ver el camino, sobre todo en carreteras y caminos rurales. Una luz trasera con intermitencia bastará para que en la ciudad seamos sumamente visibles. Pero por tener las dos, no hace que una sobre.

Recomendaciones

De acuerdo a su ubicación, las luces se agrupan:

  • Faros o delanteras: De color blanco. Se suelen montar en el manillar, aunque otras se colocan sobre el casco. Estas últimas suelen cambiar de dirección junto con la cabeza, pero ofrecen una iluminación más amplia por su posición. Hay algunos que prefieren llevar ambas luces, una en el manillar y otra en el casco, va a depender un poco de la zona y la visibilidad por la cual salgamos a andar.
  • Traseras: De color rojo. Dependiendo la bicicleta que tengamos, algunos modelos traen el espacio reservado, y si no es así se pueden montar en el sillín.
  • Laterales: Se colocan en el marco o incluso en las ruedas, y refuerzan a las traseras al hacernos más visibles.

Vamos a encontrar diferentes medidas que indican cómo medir la luz en las luces, es decir su potencia, para orientarnos:

  • Algunos modelos hablan de lúmenes (lm), que indican cuanta luz emite una fuente luminosa.
  • El lux (lumen/m2), sirve para medir la cantidad de luz que incide sobre una superficie, lo que se conoce como Luminancia.
  • La candela (cd) indica la intensidad de flujo luminoso, que emite una fuente de luz.

Suele utilizarse el lux porque tiene en cuenta la superficie iluminada.

Para tener un parámetro, el faro delantero en una ciudad con que tenga 4 lux basta, mientras que en caminos sin iluminación tendremos que manejarnos entre los 40 a 50 lux. En otras medidas, lo mínimo que debe tener un faro de bicicleta según la normativa del sector es 6V y 3W de potencia.

Si nos preguntamos si elegir una bombilla halógena o LED, estamos hablando del tipo de bombilla. Lo mejor es el LED: bajo consumo, mayor duración y mayor potencia; incluso con las luces LED podremos regular la intensidad del brillo.

El soporte o la montura, algunos modelos se colocan con abrazaderas con tornillos mientras que otras se “abrazan” al manubrio. Sea cual sea, lo importante es que mantenga la luz firme en su posición.

Tienen un interruptor, con el que además de prender y apagar la luz, podremos cambiar la intermitencia en el caso de las luces de posición o las traseras, es decir los modos.

Siempre tenerlas cargadas, es importante conocer muy bien la autonomía de las baterías y realizar la carga correspondiente. Algunas funcionan con pilas; con iones de litio, siendo mucho más ecológicas y económicas; o se cargan mediante un dinamo que puede ahorrarnos tener que estar recordando cargarlas pero habrá que pedalear si queremos que funcionen. Otras en cambio son desechables, pero no son muy recomendables porque no suelen tener buena potencia y ni hablar de la huella ecológica que estaríamos dejando. Si optamos por las recargables, muchas incluyen un indicador de carga.

Definirnos por una luz a pila, batería o dinamo, dependerá de la frecuencia con la cual salgamos con la bicicleta. Si es ocasional, pilas; si las luces tienen cierta potencia, baterías recargables; si nosotros ya tenemos suficiente experiencia en caminos o carreteras, un dinamo.

La distancia entre los focos es otro aspecto a tener en cuenta. Las luces deben situarse entre sí lo más lejos posible, sobre todo si además de la delantera y trasera vamos a colocar luces laterales de forma vertical.

El favorito: Pantala Trail

Son del tipo LED recargable mediante USB y tardan muy poco en cargarse, alrededor de dos horas. La luz delantera tiene 5 modos de iluminación, mientas que la trasera 6 modos. La versatilidad nos permitirá cambiar la intensidad y la intermitencia dependiendo de dónde nos encontremos o la cantidad de luz del entorno.

Para la luz delantera (de 400 lúmenes), dependiendo el modo, su autonomía es de 2 a 6 horas y en modo intermitente hasta 8 horas. Para la trasera (100 lúmenes) también dependiendo del modo, su autonomía será de 4 a 6 horas y hasta 12 horas en modo intermitente.

La luz delantera tiene uno de sus modos que permite usarse como luz amarilla lateral. La trasera también se pude fijar a otras barras del marco de la bicicleta o al casco. Son ligeras y resistentes a la lluvia.

Para anclar la luz delantera al manillar, trae dos soporte de 22 y 32 mm, que no requieren herramientas para su instalación y que se ajustan al diámetro de la barra. Esperemos que no, pero si llegaran a aflojarse, no necesitaremos más que nuestras manos para ajustarlos. Las luces se pueden quitar y poner sin necesidad de desarmar el anclaje para cargarlas. Las luces traseras se sostienen mediante un juego de gomas, incluyendo además repuestos de ellas.

Como medida de seguridad y de ahorro de batería, si la luz delantera se enciende por accidente, se apagará de forma automática al cabo de tres minutos si no detecta vibraciones. Si vamos a quitar las luces y llevarlas en la mochila, esto nos ahorrara un disgusto.

Como aspectos de mejora las gomas de sujeción de la luz trasera, ceden con el tiempo y si se acaban las de repuesto tendremos que recurrir a otras alternativas. Si los caminos por los que vamos a andar generan muchos saltos, el soporte de la luz delantera se desajustará.

Pero teniendo en cuanta que cuestan sobre los 30 euros, cumplen sus funciones a un costo razonable.

Otras opciones

Sunspeed

Estas luces LED están fabricadas en aluminio que las hace resistentes a la lluvia y le aporta una mayor durabilidad. En este modelo hay un abismo entre la luz delantera y la trasera, es que más bien la luz trasera viene de cortesía, pero es una opción distinta de compra.

La luz delantera tiene una intensidad de 300 lúmenes que la hace muy potente, incluso puede valernos de luz de emergencia para arreglar algún desperfecto que surja con la bicicleta o cuando necesitamos iluminar el candado. Cuenta con tres posiciones de luz. Su soporte es ajustable mediante un tornillo y para cargarla debemos valernos de su batería recargable.

La luz trasera se desenrosca del soporte y se carga mediante cable USB. Cuenta con 3 modos de luz: fija, parpadeo lento o parpadeo rápido. Su soporte es claramente mejorable, es un simple gancho que por más que realice una buena presión no está exento de caerse.

En algunos usos se ha notado que la durabilidad de la batería no es muy buena, se descargan con facilidad teniendo que recargarlas más a menudo.

Lighting Ever

Si no estamos muy seguros todavía de si vamos a andar en ciudad, o quizás nos llevemos el fin de semana la bicicleta por ahí, la Lighting Ever es una buena opción.

Su faro de luz delantero es muy potente, incluso su soporte permite que se pueda retirar y hacer las veces de linterna. Su soporte es robusto y se adapta fácilmente a la bicicleta, pero junto con la el faro tener presente que pesa uno 180 g. Un detalle de este faro es que permite regular el foco de luz mediante un zoom para focalizar o ampliar el foco de luz.

Al igual que sucede con la Sunspeed en la luz trasera el agarre es regular, incluso en este modelo a diferencia de una pinza es un gancho que se encastra; en caminos turbulentos, mejor reforzarla.

Ambas luces cuentan con tres modos de iluminación y 4 LEDs cada una. La autonomía de su batería es de unas 4 horas y hasta 13 horas en los modos intermitentes. Un detalle no menor en cuanto a su carga, el faro funciona a pilas mientras que la luz trasera se carga con USB.

BV

Si sólo necesitamos las luces, para salir a dar paseos las BV son más que suficientes.

La luz delantera cuenta con 5 faros LED mientras que la trasera cuenta con 3 faros LED. Si vamos a transitar por zonas muy oscuras, podemos notar que la potencia no es la suficiente, tengamos presente que con estas luces nuestro radio de visibilidad es de 400 metros aproximadamente.

El sistema de anclaje de ambas es un soporte ajustable con tornillo, valernos de una herramienta extra para lograr una mejor sujeción no estaría nada mal, pero podemos estar seguros que no se moverán. En comparación con la Pantala Trail, ambas luces tienen menos modos de iluminación, siendo para 3 cada una.

Son muy sencillas de colocar y quitar del anclaje; pero en algunos casos dependiendo el camino se desprenden; para la luz trasera esto es un problema porque no nos daremos cuenta si se queda por el camino. Otro punto más que las hace solo aptas para superficies lisas o paseos.

La desventaja es que funcionan a pila, y llevan bastantes. Lo bueno es que su autonomía está estimada en alrededor de 80 horas cada una, puesto que si no las vamos a utilizar con frecuencia, no está nada mal.

Son resistentes al agua y al brillo de la luz del día. La luz trasera es compacta y por su agarre al soporte podremos utilizarla incluso en la espalda, colocada en la mochila, para mejorar la altura de visibilidad.

Unigeer

Su sistema de anclaje es súper sencillo y no se vale de ningún tipo de soporte, basta con colocar la goma sobre la barra y sujetarla con el clip de acuerdo al grosor y se adaptan muy bien en diámetros de 4 a 5 cm. Debemos tener en cuenta que la sencillez y facilidad no va de la mano con la resistencia al uso; con el tiempo la goma pude ceder.

De mucho menor tamaño, puesto que cada una cuenta con 3 luces LED. Tienen 4 modos de luces y una autonomía de hasta 10 horas.

Son ideales para la ciudad o espacios donde no es necesaria tanta luz. Si vamos a utilizarlas para espacios donde la luz no es muy abundante, sirven como luces de apoyo. No podemos pretender ir con un juego de luces como este en caminos rurales. La luz trasera en espacios oscuros hace que seamos visibles a cierta distancia, pero no podremos iluminar mucho un camino con la intensidad de la luz delantera.

Recargables mediante USB y resistentes al agua, incluso la apertura USB está protegida por un cierre de goma.

Última actualización el 2020-12-15 at 00:52 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados