Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Los mejores lavavajillas para cocinas de pequeñas dimensiones

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos: 4,75 de 5)
Cargando...

En el catálogo de electrodomésticos caseros, el lavavajillas ocupa una posición media-baja en la clasificación de prioridades, principalmente por el limitado tamaño de las cocinas.

Es decir, la renuncia al frigorífico o la lavadora no se contempla, pero sí la de este aparato si no se encuentra hueco.

En este contexto, los modelos de 45 centímetros y sus variaciones suponen una alternativa muy a considerar ya que ocupan un espacio más reducido sin que por ello sus prestaciones básicas se vean mermadas. Obviamente, sí su capacidad.

De entre los modelos comparados hemos elegido el LP8 400 de la marca Teka por ofrecer un buen rendimiento a un precio económico.

Cabe recordar que la medida estándar viene a ser de 60 cm. de ancho y unos 80 de alto con una capacidad de lavado de entre 10 y 12 cubiertos.

Modo de funcionamiento

En síntesis y con carácter general, el proceso de funcionamiento de los lavavajillas se fundamenta en varios pasos:

  • Absorción del agua que conduce hasta su depósito inferior.
  • Calentamiento de esa agua mediante el dispositivo eléctrico que lleva incorporado.
  • Ya caliente mezcla el lavavajillas que previamente se ha suministrado.
  • La mezcla se expulsa a través de su pieza fundamental como son los brazos rociadores. El movimiento está ideado para que el agua con el detergente llegue a todos los puntos del interior.
  • Finalizado este proceso central, el agua sucia se vacía a través de un desagüe.
  • El proceso de repite en el aclarado con dos salvedades: se hace con agua fría y sin jabón.
  • El agua vuelve a salir por el mismo desagüe.

Principales piezas

Como ya se apuntaba, los brazos rociadores conforman el núcleo duro de la estructura mecánica. Sin embargo, como es obvio, precisa de la colaboración de otros elementos que repasamos:

  • Calentador: Su misión es calentar el agua a usar en el primer ciclo de lavado. Las piezas de metal que lo conforman transforman en calor la electricidad que les llega desde la toma de corriente.
  • Bomba: Motor que se encarga de que el agua circule por el interior y de que salga propulsada para limpiar bien los utensilios.
  • Brazos: Su cometido es rociar de agua caliente en el lavado y de fría en el aclarado la carga depositada en el interior. Su labor consiste en expulsar el agua mientras giran a modo de aspersor. Suelen ser tubos giratorios o hélices que se ponen en marcha gracias a la presión generada por la bomba. Importante: si el electrodoméstico no funciona de manera correcta bien puede ser por los restos de comida que los han bloqueado.
  • Filtro: Ubicado en la parte inferior, retiene los restos de suciedad que salen del lavado de los platos, cacerolas… etc.

¿Por qué comprarlo?

Empecemos por lo más obvio: se acabó fregar a mano sin necesidad de tener un armatoste en una cocina de tamaño convencional. Una ventaja derivada: el tiempo que se gana.

La evolución del diseño y los avances de la tecnología han propiciado que la mayoría de los electrodomésticos pequeños lo sean solo en tamaño y no en las prestaciones que ofrecen. De hecho, estos modelos pueden hasta con 10 juegos de vajilla y cubertería. También admiten cacerolas y otros utensilios.

Son muy eficientes y recomendables para parejas o personas que viven solas. Además, son bastante silenciosos y, a la larga, suponen un sensible ahorro energético y, por tanto, económico.

Tipos en función de cómo se instalan

Ya en el sector específico que nos ocupa, los lavavajillas de 45 cm., según su instalación podemos señalar dos clases.

  • De libre instalación: Con una toma de agua y un desagüe cerca, su instalación puede hacerse sin mayor problema.
  • Integrable: Escamoteado entre los muebles de tal manera que la cara frontal es la del propio armario y no se ve el cuadro de mandos. Está en la cocina, pero no se ve.

Qué prestaciones tener en cuenta

  • Programas de lavado: Valorar las opciones que permite. Entre ellas, programación de una hora, lavado exprés a 60º, programación rápida de media hora o alternativa ECO, ideado para ahorrar más.
  • Programación horaria: Poner el lavavajillas por la noche resulta más económico. Con esta opción, se puede fijar el inicio de la actividad y acogerse así a este horario más beneficioso.
  • Limpieza de la cuba: Suele estar programada para hacerlo una vez por semana. Con este modo se eliminan restos de comida y se alarga la vida activa del electrodoméstico.

Otros factores a valorar

  • Ruido: El proceso del lavavajillas generar un ruido variable en función de los. Modelos. Con carácter general, es aconsejable que no superen los 50 decibelios.
  • Mecanismo de cierre: La puerta es un elemento esencial. Es prioritario que se abra de manera gradual para evitar que no caiga de golpe. El objetivo es fijar el ángulo de apertura que se desee.
  • Sistema anti desbordamiento: Mecanismo de seguridad que posibilita un desagüe rápido del agua para evitar que se encarque el suelo.
  • Consumo: En este aspecto se ha avanzado mucho. Además, los modelos de 45 cm. gastan todavía menos.

Consejos de mantenimiento

  • Limpieza del filtro: Supone uno de los requisitos más importantes para un correcto mantenimiento. En principio, la frecuencia debe ser de una vez por semana.
  • Dosificador del detergente: Su limpieza debe ser mucho más frecuente sin que sea exagerado hacerlo en cada ciclo de lavado. La limpieza es de suma trascendencia ya que la acumulación de suciedad suele ser el principal motivo de averías o problemas de funcionamiento.
  • Aspas: Como recomendación, un par de veces al año habría que desmontarlas y sacarlas para limpiar a fondo las ranuras.

Teka LP8 400: Lavado eficaz a precio económico

El modelo que hemos elegido como líder de esta comparativa aúna varios factores de peso para ello: lava bien, seca de manera eficaz y, siempre muy importante, tiene un precio muy competitivo.

Sus cualidades no acaban aquí. Una de las más destacadas es que lleva a cabo su labor de manera muy silenciosa.

A todo ello, obviamente, suma la virtud común a estos productos como es el escaso espacio que ocupa.

Hay alternativas que ofrecen algo más de capacidad que los nueve servicios de este LP8 400, pero compensa con muchos otros ‘pros’. Otro de ellos, por ejemplo, que consume muy poca energía.

Tampoco hay que olvidar que estos electrodomésticos están ideados, en general, para parejas o personas solas. Por tanto, la capacidad no suele ser un problema considerable.

El objetivo de este modelo es simplificar el proceso de lavado. Para ello, reduce el número de programas a cuatro y a tres los niveles de temperatura. La opción de carga media gasta menos agua y más si las dos cestas no están llenas.

Esta oferta puede ser motivo de objeción por corta, pero se ahorma al fin para el que está ideado. Es decir, lavado simple y eficaz para viviendas de dos personas a la que no le sobra sitio en la cocina.

Balay 3VT304NA: Madera de líder

Por sus características y excelente rendimiento sería firme candidato a ocupar la primera plaza.

El precio, eso sí, es más elevado, lo que no significa necesariamente que la relación con su calidad sea mala. De hecho, si se tiene margen económico es una opción óptima.

El lavado lo ejecuta de manera muy eficaz, con notorios brillos en los utensilios que pasan por su interior, apenas emite ruido y cuenta con un mecanismo en su puerta gradual que cierra sola y que resulta muy cómoda.

La eficiencia se sustenta en mecanismos tecnológicos avanzados. Así, en la limpieza se sirve de mecanismos como un brazo superior con doble aspersor que facilita llegar a todos los recovecos.

Respecto a la reducción de ruido, usa la tecnología Inverter que prescinde de escobillas para reducir el rozamiento.

El abanico de programación es satisfactorio con media carga, intensivo, eco, lavado en una hora y prelavado.

Las dos bandejas de carga están bien distribuidas y cuenta con un recipiente específico para cubiertos.

Corberó CLV301X: Calidad vestida de acero

A la variedad de programación de los lavados (seis y cuatro temperaturas) y óptimos resultados de limpieza suma su robustez con unos acabados en acero inoxidable.

Esta opción de color ‘inox’ también le dota de un plus estético con un diseño sobrio pero atractivo. Dentro de la gama de 45 cm. está en los de más alta capacidad con 10 cubiertos.

Uno de los aspectos más destacados, y más a tener en cuenta, es que se trata de un producto de alta durabilidad y de precio muy ajustado. Si además el factor estético es importante, sin duda es la elección más certera.

Klarstein Amazonia: El menos convencional

Una alternativa menos convencional que puede ser muy práctica en determinados casos.

Su baza es el tamaño dentro de un segmento que ya de por sí exhibe esa cualidad como atractivo.
Por supuesto, su carácter compacto implica que la capacidad sea más reducida (seis cubiertos) y, por ejemplo, no se puedan introducir platos de grandes dimensiones. Eso sí, el ahorro de agua no resiste comparación.

Por ello, hay que valorar todavía con más detalles las necesidades del potencial comprador ya que tampoco el precio es barato.

Bosch SPS25CI05E: Potencia, fiabilidad y estética

Modelo de una de las marcas punteras, con buena capacidad, altas prestaciones y la estética vistosa que siempre procura el acero inoxidable.

Fiable, resistente y apenas audible. Todo ello, eso sí, a un precio por encima de la media.

Cuenta además con un eficaz dispositivo de seguridad para evitar las pérdidas de agua.

Si el uso va a ser intensivo, ya que su potencia lo permite, la capacidad se ajusta a las necesidades domésticas y el bolsillo a su precio, una excelente opción.

Última actualización el 2020-11-27 at 20:21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados