Saltar al contenido
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Las mejores mochilas para transportar con seguridad cámaras de fotos y accesorios

Las mejores mochilas para transportar con seguridad cámaras de fotos y accesorios
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos: 5,00 de 5)
Cargando...

Artículo actualizado el

Pese a que los avances tecnológicos permiten llevar muchos dispositivos audiovisuales en el smartphone y, por ejemplo, hacer una foto al momento simplemente con sacarlo del bolsillo, hay aficionados que van más allá.

La fotografía todavía cuenta con una buena salud y con cámaras y numerosos accesorios que justifican la utilidad del que aquí nos ocupa.

Nos referimos a las mochilas específicas para fotografía que permiten trasladar con seguridad cámaras y complementos para avanzar en su práctica o, por supuesto, indispensables si te dedicas de manera profesional a esta actividad.

De las aquí destacadas hemos situado en cabeza el modelo TB-02 de Tarion por su resistencia, buena capacidad y compartimentación y precio muy ajustado a las prestaciones que ofrece.

Excelente opción: Tarion TB-02

Como ya hemos adelantado al comienzo, en esta mochila concurren distintas características que justifican este primer puesto.

En síntesis, se trata de una opción muy resistente, con buena capacidad y compartimentación y precio muy ajustado a las posibilidades que ofrece para aficionados avanzados de fotografía. Muy sobria de aspecto y fabricada en nylon de alta resistencia con costuras de garantías que facilitan el transporte y la protección de la cámara y accesorios.

La correa para el hombro está diseñada con malla transpirable y se complementa con una correa ajustable para el pecho que facilita la distribución de la carga. Además de los compartimentos adheridos con velcro para ajustar los accesorios fotográficos lleva otro grande para portátiles de hasta 15 pulgadas.

A ello suma botones laterales externos para llevar, por ejemplo, un paraguas plegable o termo, y las cintas inferiores para ajustar el siempre útil trípode. En suma, un modelo muy adecuado para aficionados avanzados.

Versión bandolera: Baicles

Pasamos a un formato más ligero y de menor tamaño como es el de bandolera. En concreto, este modelo tiene 35 cm de altura, 17 cm de anchura y 10 cm de fondo.

Los compartimentos específicos para llevar la cámara y algún accesorio principal, caso de algún objetivo o el flash, se pueden extraer de manera sencilla para usar la bandolera con otros elementos más comunes en su interior.

En cuanto a los materiales de fabricación, en este caso se opta en el exterior por el poliéster, un material resistente como demanda este tipo de bolso. El bolsillo interior está hecho de placa de polipropileno (PP) de 10 mm de grosor que resulta eficaz contra los impactos combinado con esponja.

La apertura lateral permite una extracción rápida de la cámara. Las correas para los hombros y la espalda están acolchadas, ergonómicas e incorporan rejillas de ventilación. Muy buena relación calidad-precio.

Impermeable y económica: Docooler

De regreso a la versión mochila con esta versión muy económica y práctica para aficionados que salgan de excursión para practicar su hobby.

Una de sus cualidades es que su material de nylon es impermeable muy adecuado para captar instantáneas al aire libre con climatología adversa. Además, como complemento la funda de lluvia puede ocultar la apertura y la cremallera para potenciar la protección.

El divisor interior es ajustable y, por tanto, permite personalizar el soporte de la cámara. Es compatible con la mayoría de las cámaras DSLR, es decir, con las réflex digitales. Como datos concretos, la mochila tiene unas medidas de 33 x 26,5 x 12,5 cm y un peso aproximado de medio kilo.

Óptima protección: PGYTECH

Este bolso bandolera tiene en su precio, sensiblemente superior sobre la media, el principal inconveniente, aunque su fiabilidad es máxima y si se va a usar mucho es una alternativa más que recomendable.

Por ejemplo, tiene una óptima capacidad para llevar la cámara y un objetivo. En concreto, 11 litros con una expansión adicional de 2,5 para llegar a los 13,5 L.

Otro de sus puntos fuertes es el material y el acolchado. Está revestido de poliuretano que garantiza una alta protección reforzada por el acolchamiento total del compartimento principal.

Para profesionales: MAX

Una alternativa orientada a profesionales para finalizar con este maletín que resulta más caro sobre las mochilas y bandoleras, pero no tanto en esta gama concreta de contenedores rígidos.

En este caso concreto, se trata de un maletín de 52 cm de largo, 29 cm de ancho y 20 cm de alto con una total resistencia al agua. Sus cierres son de total garantía y viene provisto de ruedas para facilitar su desplazamiento. Una buena opción para profesionales.

Requisitos generales

Los requisitos generales de la mochila fotográfica ideal serían que sea:

  • Cómoda
  • Ligera
  • Resistente
  • Segura

Qué llevar dentro

Como es lógico dependerá del tamaño y número de compartimentos. Destacamos algunos de los accesorios más útiles para llevar en el interior:

  • Pera de aire para quitar partículas de polvo
  • Gamuzas
  • Alcohol isopropílico para humedecer la gamuza y limpiar los objetivos
  • Parasoles para objetivos
  • Baterías extra
  • Flash
  • Pilas
  • Tarjetas adicionales
  • Trípode
  • Filtros
  • Disparador con temporizador

Qué tipos hay

Distinguimos las siguientes opciones:

  • Funda para cámara: Un alternativa muy específica para proteger solo la cámara fotográfica. Su principal ventaja es que se puedes desenfundar rápidamente tu cámara para hacer una foto. Otra de ellas es que, una vez protegida la cámara, se puede meter con garantías en una mochila convencional con otros objetos. Muy adecuada para cámaras muy compactas o para salir de excursión con un equipo mínimo.
  • Bandolera: De muy distintos tamaños con el denominador común de llevar el equipo colgado del hombro de manera segura. Uno de sus puntos a favor más destacables es que se puede acceder de manera rápida y cómoda al equipo. En el otro lado de la balanza, uno de sus inconvenientes es que se lleva todo el peso sobre solo uno de los hombros y puede resultar más cansado.
  • Mochila-bandolera: A medio camino entre bolso de hombro y mochila.  A diferencia de las mochilas estándar con dos asas, llevan una única correa que se cruza por el pecho. Muy recomendable para ganar seguridad ya que se puede llevar hacia delante de manera muy sencilla y tenerla más controlada.
  • Mochila: Tiene un mayor tamaño respecto a los bolsos y bandoleras. Las específicas para fotografía vienen acolchadas, con divisiones y muchos modelos hasta impermeabilizados. Gracias a sus dos correas se distribuye el peso de forma más equilibrada. Por tanto, son muy aconsejables para largas jornadas. Su principal desventaja es que si se quiere sacar la cámara o algún accesorio es necesario quitársela de la espalda y, por tanto, es meno ágil para usar.
  • Con ruedas: Prácticas y cómodas para viajar y/o llevar mucho peso. Como es obvio, la ventaja es que se desplaza de manera cómoda gracias a sus ruedas. Ideales para aficionados de avanzada técnica o profesionales.
  • Maletas rígidas: Muy adecuadas para trasladar gran cantidad de equipo y de mucho valor para evitar golpes. Se usan principalmente en el ámbito profesional.

Qué tener en cuenta

  • Uso: No es lo mismo, por ejemplo, una mochila para fotografiar paisajes, que otra para recorrer las calles de una ciudad. En función del uso que se le vaya a dar, una funda, una bandolera o una mochila serán más o menos útiles.
  • Equipo y accesorios: El tamaño, el peso y la cantidad de accesorios determinará el tipo y tamaño que se necesite.
  • Compartimentación: Aspecto muy importante vinculado al anterior. La cantidad y calidad de los compartimentos garantizará la seguridad del equipo. Es más que importante que cada compartimiento asegure firmemente cada accesorio y lo proteja de posibles golpes. Muchos modelos permiten, mediante velcros, adaptar las distintas divisiones al tamaño y forma de los objetivos u accesorios.
  • Peso: Hay que tener en cuenta que, vacías, son bastante más pesadas que las convencionales y que luego se le añade peso adicional.
  • Seguridad: Obvia la gran importancia de este apartado en un producto que protege material de valor. Algunas mochilas, y son muy recomendables, cuentan con cierre de seguridad o con bolsillos de difícil acceso para objetos de más valor.
  • Comodidad: Como objetivo principal que la mochila no sea un estorbo ni un impedimento a la hora de tener que captar una instantánea.
  • Durabilidad: Vinculada de manera directa a su resistencia y, por tanto, a los materiales de fabricación tanto en tejidos y acolchamientos como en la calidad de las cremalleras.
  • Tejidos: Muy importante fijarse si son transpirables en las asas y, fundamentalmente, en la parte de la espalda.
  • Diseño: No es un problema ya que los hay muy diversos. Sí cabe destacar en este último aspecto que el color es importante es importante no tanto por la estética, sino por la facilidad de limpiar la mochila luego. Colores claros, más complicado.

Última actualización el 2024-04-17 at 16:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados